La coalición liderada por Arabia Saudí lanza varios ataques aéreos contra Saná y Taiz

Publicado 11/07/2015 5:40:12CET

SANÁ, 11 Jul. (Reuters/EP) -

Ataques aéreos liderados por Arabia Saudí han golpeado la capital de Yemen, Saná, y la ciudad de Taiz, tan solo dos horas después de que entrase en vigor la tregua auspiciada por Naciones Unidas para garantizar el acceso de la población civil a la ayuda humanitaria, que ha comenzado esta medianoche y está previsto que se prolongue hasta el 18 de julio, coincidiendo con el final del Ramadán.

Según han informado residentes a la agencia de noticias Reuters, los bombardeos han afectado a posiciones militares yemeníes en el este de Saná y en Taiz, la tercera ciudad más grande de Yemen.

Horas antes de que la tregua entrase en vigor, la lucha continuaba con combates sobre el terreno y ataques aéreos de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí.

Los huthis, por su parte, atacaban antes de la medianoche zonas residenciales en Adén, el último bastión del presidente de Yemen, Abd-Rabbu Mansour Hadi y los suyos. También han avanzado por el desierto de Hadramawt, donde se concentran los escasos recursos petroleros de Yemen, encontrando la resistencia de las tribus locales.

A lo largo de la noche, las tropas árabes también han bombardeado Saná, la capital, y otras ciudades del centro y del sur del país.

DECLARACIONES DE APOYO A LA TREGUA

Las principales partes implicadas en la guerra en Yemen han expresado su apoyo a la tregua. "Esperamos que este alto el fuego sea el principio del fin de la agresión saudí y de las violaciones de los tratados de guerra de Naciones Unidas", ha dicho en un comunicado Mohamed al Houthi, el líder de los rebeldes chiíes.

En la misma línea se ha expresado el partido político del expresidente Alí Abdulá Salé, el Congreso General del Pueblo (CGP), cuyos aliados han acompañado a los huthis en su intento de derrocar al Gobierno de Abdo Rabbo Mansur Hadi.

El Ejecutivo de Hadi, por su parte, ha insistido en que los huthis deben cumplir la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que les urge a devolver el terreno conquistado y a deponer las armas, algo a lo que se han negado insistentemente.

"Debemos distinguir entre la llamada tregua humanitaria y lo que realmente esperamos: que haya un alto el fuego definitivo que incluya la retirada de tropas", ha dicho el ministro de Exteriores, Riyadh Yasseen, a la televisión saudí Ejbariya.

Para leer más