Publicado 02/07/2020 17:31:00 +02:00CET

La coalición recalca que tomará "medidas duras" contra los huthis en el marco de sus nuevas operaciones en Yemen

Bombardeo de la coalición saudí en Saná
Bombardeo de la coalición saudí en Saná - Hani Al-Ansi/dpa - Archivo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la coalición internacional encabezada por Arabia Saudí, Turki al Malki, ha asegurado este jueves que tomará "medidas duras" contra los huthis, tras iniciar el miércoles una nueva operación contra los insurgentes en Yemen.

"Los líderes terroristas de la milicia huthi (...) serán perseguidos y rendirán cuentas", ha dicho Al Malki, quien ha afirmado que "atacar a civiles e instalaciones civiles es una 'línea roja'", según ha informado el diario saudí 'Arab News'.

Así, ha recordado que la coalición interceptó la semana pasada un misil balístico disparado por los huthis contra la capital saudí, Riad, antes de agregar que el proyectil era de fabricación iraní, país que respalda a los rebeldes.

Al Malki ha dicho además que los huthis han cometido cerca de 4.300 violaciones del alto el fuego unilateral declarado por la coalición hace cerca de un mes y medio, si bien los rebeldes lo rechazaron y aseguraron que no suspenderían sus operaciones.

Fuentes locales citadas por la agencia alemana DPA han indicado que la coalición ejecutó el miércoles decenas de bombardeos contra la capital de Yemen, Saná, y otras zonas del país controladas por los huthis, incluida la provincia de Saada.

Por su parte, el Ministerio de Derechos Humanos de la administración huthi ha señalado que los ataques alcanzaron viviendas y hospitales en Saada (noroeste, cerca de la frontera con Arabia Saudí) y se saldaron con la muerte de al menos dos personas.

La coalición encabezada por Riad apoya a las fuerzas del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi --reconocido internacionalmente-- frente a los huthis, apoyados por Irán, y que controlan Saná y otras zonas del país, especialmente en el noroeste y el oeste de Yemen.

Los huthis han dicho durante la jornada que han enviado un equipo de mantenimiento a un buque en el mar Rojo cargado con más de un millón de barriles de petróleo, tras las alertas de la ONU y grupos ecologistas sobre el peligro que supone para el medio ambiente.

El buque 'Safer' lleva anclado frente a las costas de la provincia de Hodeida --controlada por los rebeldes-- desde 1988, por lo que el equipo de reparación intentará asegurarse de que no hay fugas, tal y como ha recogido la agencia de noticias Bloomberg.

El conflicto ha provocado la que es considerada como la mayor catástrofe humanitaria del planeta, una en la que han muerto más de 100.000 personas y que ha llevado al país más pobre del mundo árabe al borde de la hambruna.

Para leer más