La coalición saudí asume su responsabilidad por la masacre de 40 niños durante un bombardeo en Yemen

Niños se manifiestan frente a la sede de la ONU en Sadá por los ataques aéreos
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Publicado 01/09/2018 16:57:35CET

MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

La coalición internacional contra los rebeldes yemeníes que lideran Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos ha admitido que el bombardeo el mes pasado contra un autobús escolar que mató a 51 personas, entre ellas 40 niños, fue "injustificado".

Así lo ha hecho saber el asesor jurídico del comité de evaluación de incidentes de la alianza militar, Mansur Ahmed al Mansur, en una rueda de prensa este sábado, donde ha asegurad que ya ha comenzado una investigación para que los responsables de la masacre rindan cuentas ante la justicia.

El ataque aéreo tuvo lugar concretamente el 9 de agosto en la provincia de Sadá, bajo control de los huthis, y generó la condena prácticamente unánime de Naciones Unidas, gobiernos y organismos humanitarios.

Al Mansur ha explicado que la operación fue un fracaso de ejecución. Según la primera versión saudí, la orden del ataque llegó tras recibir información de fuentes de Inteligencia que aseguraban que el vehículo trnasportaba, en realidad, a insurgentes entrenados. Después, los saudíes indicaron que el bombardeo iba dirigido contra las posiciones rebeldes desde las que se lanzó un misil contra la ciudad saudí de Jizan, una acción que se saldó con un civil muerto y once heridos.

Ahora, según el asesor, se reconoce que "hubo un claro retraso a la hora de preparar el avión de combate, y se perdió la oportunidad de atacar lo que iba a ser un objetivo militar a campo abierto para evitar daños colaterales", según Mansur.

Tras el ataque, incluso el Congreso de EEUU pidió replantearse la colaboración entre el Ejército norteamericano y la coalición saudí, bajo la presunción de que el bombardeo podría haber sido constitutivo de un crimen de guerra.