Coca-Cola suspende su servicio en la capital del estado de Guerrero por el aumento de la violencia

Publicado 21/02/2015 3:25:14CET
Manifestantes en Ayotzinapa, méxico
REUTERS

MÉXICO DF, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La empresa Coca-Cola ha anunciado este viernes que suspende sus servicios en la capital del estado mexicano de Guerrero, Chilpancingo, tras el aumento de los hechos violentos, entre los que destaca los ataques y robos a sus camiones de repartos, así como la "retención" de dos trabajadores por parte de los 'normalistas'.

Los edificios de la empresa en la ciudad se encuentran cerrados, con un cartel en el que se informa de un "cese temporal de las operaciones debido a cuestiones de inseguridad". Los camiones repartidores de la compañía se han quedado aparcados en las bodegas, situadas a unos cien metros de las instalaciones de la 35 Zona Militar.

Algunos empleados han informado a los comercios de la zona de que la distribución estará paralizada durante, al menos, cinco días, tal y como informa el diario mexicano 'Milenio'. Esta suspensión temporal del servicio afecta a la capital estatal, así como a las comunidades ubicadas en la zona rural de Chilpancingo y algunos municipios cercanos.

Esta medida se produce después de que dos trabajadores de la empresa fuesen sacados a la fuerza de las oficinas y retenidos por miembros del Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (FUNPEG), para ser posteriormente intercambiados por tres estudiantes y dos maestros que habían sido detenidos previamente por la Policía.

Los manifestantes siguen acampados en una plaza de la zona centro de Chilpancingo en protesta por la desaparición de los 43 'normalistas' de Ayotzinapa, en unos hechos que tuvieron lugar el pasado 26 de septiembre en el municipio de Iguala.

Para leer más