Publicado 20/05/2015 18:40:11 +02:00CET

El cólera mata a 33 refugiados burundeses en Tanzania

DAR ES SALAM, 20 May. (Reuters/EP) -

Un brote de cólera ha matado a 33 burundeses en un campamento de refugiados del noroeste de Tanzania, según ha informado este miércoles a Reuters una fuente del sistema sanitario tanzano.

"El número de refugiados burundeses que han muerto por el brote de cólera ha llegado a 33", ha dicho Leonard Subi, médico en la cercana localidad de Kigoma.

Oxfam también ha alertado de la emergencia sanitaria entre los refugiados burundeses, indicando que "hasta el momento se han confirmado 20 casos de cólera en los campamentos de Kagunga y Nyarugusu", a lo que --según la ONU-- se suman 1.057 casos de diarrea aguda en Kagunga.

La ONG ha atribuido estas enfermedades a "las aglomeraciones y la falta de agua limpia e instalaciones sanitarias". Por ello, en Kagunga centra su trabajo en instalar grifos y letrinas y en Nyarugusu prevé construir "letrinas de emergencia" para hacer frente a la masiva llegada de burundeses.

La crisis política que ha estallado en el último mes en Burundi ha provocado un éxodo hacia Tanzania ante el temor de que los enfrentamientos entre el Gobierno de Pierre Nkurunziza y la oposición lleven a una nueva guerra civil.

Según Oxfam, "más de 105.000 personas han huido de Burundi debido a la inestabilidad política". "La mayor parte se han instalado en Tanzania (más de 70.000), seguido de Ruanda (más de 25.000) y República Democrática del Congo (casi 10.000)", señala.

De los 70.000 burundeses en Tanzania, unos 40.000 se han dirigido a Kagunga, la mayoría con la esperanza de alcanzar el Lake Tanganyika Stadium y Nyaraugusu. En esta última ciudad se concentran ya 22.000 personas que "se alojan temporalmente en colegios e iglesias, mientras las agencias humanitarias construyen refugios apropiados para ellos".

CRISIS EN BURUNDI

Hace una semana el general Godefroid Niyombaré dio un golpe de Estado con el apoyo de altos cargos militares y de la Policía para frenar las aspiraciones políticas Nkurunziza, que incluso desde fuera de Burundi fue capaz de sofocar el levantamiento en su contra.

Este alzamiento militar es fruto de la tensión acumulada durante semanas de protestas contra la intención del presidente de perpetuarse en el poder, que han dejado más de una veintena de muertos y han reavivado el temor a una nueva guerra civil.

Los manifestantes consideran que la Constitución y el acuerdo de paz de Arusha con el que terminó la guerra civil en 2005 prohíben más de dos mandatos, pero Nkurunziza, al que ha dado la razón el Tribunal Constitucional, sostiene que su primer mandato fue por designación del Parlamento y no de los ciudadanos.

Para leer más