Colombia.- La familia del sargento secuestrado por las FARC y encontrado muerto el jueves llevará su caso a la CIDH

Actualizado 12/11/2011 21:30:10 CET

BOGOTÁ, 12 Nov. (COLPRENSA/EP) -

La familia del sargento viceprimero Francisco Aldemar Franco Zamora, quien fue secuestrado por las FARC en 2009 y cuyo cadáver se exhumó en San José del Guaviare el jueves pasado por la información facilitada por un exguerrillero, llevará su caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

"Esto se va para la Corte de Derechos Humanos porque le violaron todos sus derechos. No debieron secuestrarlo porque él hacía parte de una misión médica. Quiero que esto no quede impune, fue un vil crimen y lo mínimo es que se haga justicia", ha señalado su esposa, Sandra María Sánchez.

El sargento Franco Zamora, enfermero del cuerpo de Tierra, fue secuestrado por las FARC el 21 de marzo de 2009 en el sector de la vereda Casa Azul, a orillas del río Guaviare, cuando fue a asistir a unos soldados que habían caído en una mina.

El traslado de los heridos pretendía realizarse por el río Guaviare, cerca del puerto de Miraflores, cuando la guerrilla atacó la embarcación e hirió al sargento. Cuando Franco Zamora llegó a la orilla la guerrilla se lo llevó.

Su familia nunca ha recibido comunicación alguna de la guerrilla. Se supo que estaba secuestrado por las pruebas técnicas e interceptaciones que el Ejército realizó en la zona. "Si hubiese sido por las FARC nunca me lo hubieran entregado. Nunca tuvieron el valor de admitir que se lo llevaron", ha dicho Sandra.

"Uno espera recibir a su familiar vivo y no en un ataúd como me lo acaban de entregar. Y más hoy (sábado) que estaría cumpliendo 37 años", ha añadido Sandra. El hijo de ambos tiene nueve años.

El jueves pasado un grupo de CTI de la Fiscalía exhumó los restos de una persona en una fosa a la que llegaron por el testimonio de un exintegrante de la guerrilla que se había desmovilizado seis días antes. Una psicóloga comunicó a Sandra la noticia.

Según el comunicado en el que el Ejército anunció la exhumación del cuerpo el exguerrillero afirmó que el sargento había sido asesinado dos meses después de su secuestro. "Hay que corroborar con Medicina Legal, pero hablan de que fue asesinado dos meses después del secuestro", ha explicado Sandra.

Por ahora, la familia está a la espera del resultado de la autopsia para realizar el entierro en Arauca, lugar de donde es oriundo. "Me siento contenta de que lo pude recuperar, porque no se los dejé allá y porque va a tener su entierro digno como debe ser", ha explicado su mujer.

Sandra recordó a su esposo como una persona con grandes virtudes, además de estar orgulloso de pertenecer al Ejército, "era muy querido por la población civil, era enfermero de combate y le gustaba ayudar a la población en brigadas de salud".

En sus declaraciones Sandra ha enviado un mensaje a las FARC: "Dejen de ser tan miserables, de seguir jugando con los sentimientos de las familias de los secuestrados. Que esta sea la última vez que entregan a un secuestrado en un ataúd. Sus familias los están esperando vivos y sanos para compartir con ellos. Que no sigan dejando a tantos niños sin papás, a tantos padres sin sus hijos, a tantas esposas viudas".

Finalmente, Sandra ha transmitido un mensaje de apoyo a los familiares otros militares secuestrados: "No pierdan la fe. Hay que mantener la fe en Dios. En algún momento ellos van a volver a casa. Ya no queremos más secuestros, los colombianos estamos hartos. No es justo que esto siga sucediendo".