Actualizado 21/11/2008 00:42 CET

Colonos israelíes pintan grafitis en una mezquita de una ciudad palestina

JERUSALÉN, 20 Nov. (OTR/PRESS) -

Un grupo de colonos israelíes de la ciudad palestina de Hebrón, que han sido condenados a desalojar su casa, se vengaron pintando hirientes grafitis en una mezquita y cometiendo actos vandálicos en el cementerio. Este hecho fue captado por varios soldados israelíes, encargados de mantener paz en la región. Además, uno de los soldados resultó herido en un combate con los colonos.

En la pared de la mezquita podían verse estrellas de david, insultos al profeta Mahoma, y un "muerte a los árabes". Los hechos se realizaron después de que un alto tribunal condenase a decenas de colonos israelíes de línea dura a abandonar su casa en una ciudad totalmente palestina. En Hebrón, vigilados por soldados israelíes, habitan 170.000 palestinos, y entre ellos se encontraban 500 colonos judíos.

La controversia surge por la estratégica posición del edificio, que ha provocado tensiones por encima de las habituales. Los propietarios defienden que adquirieron el inmueble legalmente, pero el anterior dueño lo niega. El Tribunal Supremo de Israel fijo como plazo el 19 de noviembre para que abandonaran el inmueble, o tendrían que hacerle mediante la fuerza.

El gobernador de la región, Hussein al-Araj, instó a las autoridades a poner fin a la violencia y a llevar a cabo el desalojo. "Lo sucedido es inaceptable", afirmó, en declaraciones a la BBC recogidas por otr/press. "Los israelíes tienen que hacer cumplir la ley y poner fin al sufrimiento de los palestinos que viven al lado de los colones.

El Ministerio de Interior anunció que lo llevaría a cabo, pero existe una división sobre si debe hacerlo ahora o en un mes. Hebrón es el hogar de algunos de los judíos más radicales, y las autoridades temen que si son desalojados por la fuerza se produzcan represalias violentas.