Publicado 21/06/2021 13:46CET

La comisión del coronavirus en Brasil acusa al exministro Pazuello de mentir 15 veces durante su comparecencia

Archivo - Jair Bolsonaro y el exministro de Salud Eduardo Pazuello
Archivo - Jair Bolsonaro y el exministro de Salud Eduardo Pazuello - Isac Nóbrega/Palácio do Planal / DPA - Archivo

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) que se encarga de estudiar la labor del Gobierno de Brasil contra la pandemia ha encontrado en el último mes al menos 38 declaraciones falsas o contradictorias entre quienes han tenido que prestar testimonio, la mayoría de ellas del exministro de Salud Eduardo Pazuello, quien habría mentido en una quincena de ocasiones.

De acuerdo con este informe, Pazuello habría mentido en quince ocasiones durante su única intervención ante la comisión, mientras que el actual responsable del Ministerio de Salud, Marcelo Queiroga, lo habría hecho en cuatro ocasiones, relacionadas todas ellas con los desmentidos acerca de las presiones que la cartera y sus trabajadores estarían recibiendo por parte del presidente, Jair Bolsonaro.

En cuanto a Pazuello, habría facilitado información contradictoria en relación a las reservas que habría hecho el Tribunal de Cuentas para adquirir la vacuna de Pfizer, algo que fue desmentido posteriormente por la institución, o cuando desligó al Ministerio de Salud de cualquier relación en la producción de cloroquina por parte del Ejército, contradiciendo los propios documentos de la cartera.

Al igual que Quieroga, Pazuello también ha negado haber recibido presiones, a diferencia de sus antecesores en el cargo, Luiz Henrique Mandetta y Nelson Teich, quienes sí las denunciaron.

Entre esas imposiciones figura la que Bolsonaro habría ejercido sobre Pazuello para dar marcha atrás en las negociaciones con Butantan, en relación a la compra y posterior desarrollo de la vacuna china CoronaVac, tal y como detalló ante la comisión el presidente de este instituto, Dimas Covas.

Por su parte, se ha registrado que Queiroga se contradijo en cuatro ocasiones, entre ellas cuando afirmó que la celebración de la Copa América de fútbol en Brasil no entrañaría riesgos sanitarios, o cuando aseguró que fue decisión suya no contar finalmente con la infectóloga, Luana Araújo, quien informó ante la CPI que el ministro de Salud le confirmó que su nombre había sido vetado por el Gobierno.

Entre el resto de supuestos infractores se encuentran el antiguo secretario ejecutivo del Ministerio de Salud, Elcio Franco, el exsecretario de Salud del estado de Amazonas Marcellus Campelo y la doctora Nise Yamaguchi, una de las integrantes de ese supuesto "gabinete paralelo" del que se habría sirviendo el presidente Bolsonaro para ejecutar sus controvertidas políticas contra la pandemia.

Este trabajo de seguimiento, elaborado por el equipo del principal investigador de la CPI, el senador Renan Calheiros, es enviado a la Fiscalía e incluido en el informe final de la comisión, que comenzó con esta labor después de que el exsecretario de Comunicación del Gobierno, Fabio Wajngarten, negara una serie de afirmaciones que le hizo a un medio de comunicación y que quedaron registradas.

Ante la insistencia de Wajngarten en negar que había señalado en una entrevista que hubo "incompetencia" en la gestión de Pazuello, la CPI llegó incluso a barajar la posibilidad de ordenar su entrada en prisión por un delito de falso testimonio.

Las penas previstas para los delitos de falso testimonio ante este tipo de comisiones de investigación son desde multas económicas hasta de dos a cuatro años de prisión. El documento, que será enviado a la Fiscalía, no ha analizado los testimonios de todas las personas que han acudido ante la CIP y está por ver cuántas de estas serán incluidas en la lista de presuntos infractores.

Las contradicciones y mentiras que se habrían estado lanzado ante la comisión refuerza la teoría que se baraja entre la mayoría de sus integrantes de que existe un plan premeditado dentro del Gobierno y sus aliados de blindar al presidente Bolsonaro, a quien ya le han señalado por actuar "deliberadamente" para, entre otras cosas, no comprar vacunas.

Para leer más