Actualizado 16/09/2018 11:33 CET

La concesión de propiedad sobre los bosques a comunidades locales ayudaría a luchar contra el cambio climático

Bosque en China
REUTERS / CHINA DAILY CDIC - Archivo

BANGKOK, 16 Sep. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

La concesión de derechos legales sobre sus territorios ancestrales a los residentes en los bosques del mundo ayudaría a combatir la deforestación y el cambio climático, según han afirmado investigadores, si bien han recalcado que la inmensa mayoría de los bosques del mundo está bajo control gubernamental y con acceso limitado a estas comunidades.

Únicamente cerca del catorce por ciento de los bosques, o 527 millones de hectáreas, eran propiedad legal de comunidades locales y los 58 países investigados por la Rights and Resources Initiative (RRI), con sede en Washington.

Las áreas boscosas con derechos legales para las comunidades ha aumentado un 40 por ciento desde 2002, pero el reconocimiento de estos derechos se ha ralentizado en los últimos años, según un informe publicado estas semana.

"Dadas las pruebas de que las tasas de deforestación son habitualmente menores y el secuestro de carbono mayor en los bosques donde se reconocen legalmente los derechos de las poblaciones indígenas y comunidades legales, existe la necesidad urgente de aumentar una reforma sobre propiedad", han dicho los investigadores.

En este sentido, han lamentado que "pese a ello, los gobiernos no están actuando, justo cuando la necesidad para soluciones climáticas es más urgente que nunca".

El estudio del RRI ha sido publicado después de que varios filántropos hayan comprometido la entrega de más de 450 millones de dólares (unos 387 millones de euros) para rescatar bosques tropicales de cara a la cumbre sobre el cambio climático en San Francisco.

El organismo ha señalado que las comunidades indígenas y locales poseen más de la mitad de los terrenos del mundo bajo derecho consuetudinario, si bien sólo tienen derechos legales sobre el diez por ciento de los mismos.

Así, los gobiernos mantienen la autoridad legal y administrativa sobre más de dos tercios de las zonas boscosas a nivel mundo, mucha de la cual es reclamada por las comunidades locales.

PROGRESOS "MODESTOS" EN ASIA

En Asia, donde reside cerca del 60 por ciento de la población mundial, el reconocimiento sobre la posesión de los bosques ha progresado de forma "modesta", siendo China el país en el que se han producido los principales avances.

Sin embargo, pocos países asiáticos tienen marcos legales que reconozcan a las comunidades como propietarias de los bosques, al tiempo que los progresos son desiguales en países que ya han aprobado leyes a tal fin.

En el caso de India, un borrador sobre nueva política forestal podría abrir la puerta a que empresas privadas controlen plantaciones comerciales, mientras que en Tailandia se está expulsando a comunidades de parques nacionales bajo una ley destinada a la conservación de los bosques.

En esta línea, una propuesta del Gobierno de Indonesia para devolver los derechos consuetudinarios a pueblos indígenas se ha quedado corta, mientras que el reconocimiento sobre los terrenos ancestrales se ha ralentizado en Filipinas.

A ello hay que sumar que los asesinatos de indígenas y activistas se han incrementado en todo el mundo, con cerca de cuatro asesinados cada semana en 2017, lo que supone el año más mortal del que hay registro.

"En los próximos años, los progresos gubernamentales en el reconocimiento de la posesión comunitaria podrían estancarse, evitando que el mundo logre un desarrollo clave e hitos a nivel climático", ha alertado el RRI.

Por ello, el organismo ha pedido medidas urgentes para acelerar el reconocimiento de las comunidades locales como propietarias. "Esto daría al mundo la mejor oportunidad de combatir el cambio climático", ha defendido.

Para leer más