Condenados a muerte en Kenia dos policías por matar a un colega y dos civiles

Un policía keniano desplegado durante una protesta opositora en Nairobi
REUTERS / BAZ RATNER - Archivo
Publicado 14/11/2018 15:14:57CET

NAIROBI, 14 Nov. (Reuters/EP) -

Un juez de Kenia ha condenado este miércoles a muerte a do policías por asesinar a un colega y a dos civiles en 2014, en un nuevo signo de que las autoridades están endureciendo su postura frente a la brutalidad policial tras años de denuncias continuadas tanto por la población como por los grupos de Derechos Humanos de uso excesivo de la fuerza y abusos.

El Gobierno del presidente Uhuru Kenyatta ha dicho que luchará contra la impunidad en un momento en el también varios altos funcionarios se enfrentan a cargos de corrupción.

La Autoridad Independiente de Supervisión Policial (IPOA) ha informado en un comunicado que su investigación determinó que los agentes Benjamin Changawa y Stanley Okoti mataron a su colega, Joseph Obongo, y a dos de sus familiares, argumentando que eran sospechosos de robo. Obongo era guardaespaldas de un diputado.

Según el organismo, el director de la Fiscalía Pública asumió el caso una vez el IPOA recomendó que fueran acusados de asesinato y ambos fueron condenados este mes, en el tercer veredicto de este tipo que emana de una investigación del IPOA.

"Los acusados no se enfrentaban a ningún peligro para hacer un uso excesivo de la fuerza para matar a las víctimas y deberían haber cumplido su obligación de la forma más responsable posible", ha señalado la juez Stella Mutuku en su veredicto.

El observatorio de la Policía se formó en 2011 después de que este cuerpo de seguridad fuera acusado de las muertes de decenas de manifestantes en la violencia que siguió a las elecciones presidenciales de 2007.

En 2016, dos agentes fueron condenados a siete años de cárcel después de que una chica de 14 años muriera de un disparo durante el registro de una vivienda en el condado de Kwale en 2014. El pasado mes de abril, otro policía fue condenado a 15 años de cárcel después de ser declarado culpable de matar a un hombre en 2013 que sospechaba que estaba robando un teléfono móvil.

La traición, el asesinato y el robo con violencia pueden conllevar la pena de muerte en Kenia, donde la última ejecución se llevó a cabo en 1987. En 2016, Kenyatta conmutó todas las condenas a muerte por cadenas perpetuas, sacando a casi 2.800 reclusos del corredor de la muerte.

Contador