Actualizado 17/06/2021 22:29 CET

La conferencia internacional de donantes recauda 800 millones para la crisis de refugiados de Venezuela

Grupo de migrantes venezolanos cruzan la frontera con Colombia en Cúcuta, Norte de Santander.
Grupo de migrantes venezolanos cruzan la frontera con Colombia en Cúcuta, Norte de Santander. - ENZO TOMASIELLO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La conferencia de donantes organizada este jueves por el Gobierno de Canadá y Naciones Unidas para ayudar a unos 5,7 millones de refugiados y migrantes venezolanos que se encuentran en situación de crisis humanitaria en América Latina ha recaudado 954 millones de dólares (unos 800 millones de euros) en subvenciones, además de otros 600 millones de dólares (503 millones de euros) en préstamos.

La ministra de Desarrollo Internacional, Karina Gould, ha agradecido la acogida que ha tenido el evento, celebrado a través de videoconferencia y con la presencia de casi medio centenar de países, y ha señalado que el dinero irá destinado no solo a una asistencia humanitaria inmediata, sino también a la mejora de los servicios públicos de los países de acogida.

"Ha sido un privilegio para Canadá albergar este evento. Aplaudimos la solidaridad demostrada hoy por socios y países donantes y reconocemos los enormes esfuerzos de los países anfitriones para movilizar oportunidades para los millones de venezolanos que buscan nuevas vidas en toda la región", ha agradecido Gould.

El Gobierno de Canadá se ha comprometido a invertir durante los próximos dos años 115 millones de dólares canadienses (unos 78 millones de euros), mientras que Estados Unidos ha prometido una donación de 407 millones de dólares (340 millones de euros). Por su parte la Comisión Europea destinará 147 millones de euros, más las cantidades anunciadas por sus Estados miembro para asistencia inmediata.

"Estamos en una coyuntura crítica. La pandemia de COVID-19 ha golpeado a América Latina y el Caribe con especial ferocidad", ha señalado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, para quien "la responsabilidad" de ayudar a todas estas personas no recae solo en los países de la región, sino también en "la comunidad internacional en general".

Más de 5,6 millones de venezolanos se han visto obligados a abandonar sus hogares desde 2015, convirtiendo esta situación en el mayor desplazamiento en la historia de la región y la segunda a nivel mundial, solo por detrás de Siria. Se estima que del total hay 4,6 millones repartidos los países vecinos.

"El éxodo venezolano es una grave crisis en curso que ha pasado casi desapercibida", ha asegurado el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, para quien la pandemia ha agravado esta situación, por lo que ha recalcado en "la necesidad de vacunar a los venezolanos desplazados y brindar apoyo a las comunidades que generosamente los han acogido".

Por su parte, el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), António Vitorino, ha defendido que esta financiación tanto en ayuda humanitaria directa, como en políticas de integración deben seguir siendo "una prioridad", puesto que "los refugiados y los migrantes contribuyen a la vida económica, social y cultural de las sociedades de acogida".

El año pasado fue la Unión Europea y España quienes acogieron esta conferencia de donantes en la que sus participantes se comprometieron a aportar 2.544 millones de euros, de los cuales 595 millones fueron donaciones.