¿En qué consiste el nuevo sistema cambiario de Venezuela?

Bolívares venezolanos
Foto: REUTERS
   
Actualizado 15/02/2015 9:11:45 CET

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno venezolano ha anunciado esta semana una reforma del sistema de cambio de divisas que ha generado grandes expectativas porque por primera vez en una década permite un mercado libre para empresas y particulares.

   Se trata de la primera gran medida del Palacio de Miraflores para combatir una crisis económica acuciante que ha disparado el tipo de cambio por dólar a 180 bolívares y la inflación al 60 por ciento, haciendo imposible para la mayoría de los venezolanos acceder a bienes de primera necesidad a precios asequibles.

   A pesar de que los expertos han dado la bienvenida al nuevo sistema cambiario, ni siquiera el Gobierno ha sabido explicar cómo funcionará exactamente ni qué efectos reales tendrá sobre la economía venezolana, alimentando así la incertidumbre.

Comercio venezolano

¿QUÉ HA ANUNCIADO EL GOBIERNO?

   El ministro de Finanzas, Rodolfo Marco Torres, y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Morentes, comparecieron el martes ante la prensa para anunciar la creación del Sistema Marginal de Divisas (Simadi).

   En el Simadi el tipo de cambio entre dólar y bolívar será "libre", lo que significa que vendrá fijado por el mercado. Esto supone una auténtica revolución porque hace 12 años Hugo Chávez impuso el control de los tipos de cambio para evitar fugas de capitales.

   Sin embargo, en la realidad este control gubernamental se ha traducido en numerosas distorsiones económicas. La más grave es la creación de un mercado 'negro' o paralelo en el que en los últimos tiempos el dólar ha llegado a cambiarse por 180 bolívares.

   De ahí que muchos economistas hayan indicado que Nicolás Maduro ha llevado a cabo una especie de legalización del mercado paralelo que le servirá para saber el flujo real de divisas que circula por territorio venezolano.

¿QUIÉNES SE BENEFICIARÁN DEL SIMADI?

   El mercado del Simadi estará formado por todas las personas físicas y jurídicas que tengan cuentas en dólares abiertas en entidades financieras con sede en Venezuela.

   Esto abre las puertas a la entrada de 3.792 bancos, tanto públicos como privados, y a casas de bolsa y casas de cambio.

Compra de gasolina en Venezuela

¿QUÉ PASA CON LOS OTROS SISTEMAS CAMBIARIOS?

   La creación del Simadi no acabará con los demás sistemas de cambio existentes en Venezuela, por lo que deberá conjugarse con los otros dos: el Centro de Comercio Exterior (Cencoex) y el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad).

   En el Cencoex un dólar se cambia por 6,3 bolívares. "Se reservará para alimentos, medicamentos y demás bienes necesarios de la canasta nacional", así como "para los sectores comprometidos con el país", explicó el ministro de Finanzas.

   Según Torres, el Cencoex es el sistema cambiario por el que se rige el 70 por ciento de la economía, porque es el único cauce para la importación de productos básicos y Venezuela compra al exterior casi todo lo que no es petróleo.

   El Sicad también sufrirá cambios. Los Sicad I y II se fusionarán dejando un sistema cambiario que comenzará a funcionar con una tasa de un dólar por 12 bolívares y que "se irá ajustando progresivamente", de acuerdo con el Gobierno.

   El Sicad está reservado para importadores de bienes no prioritarios y viajeros. Sobre estos últimos, el Ejecutivo ha aclarado que el cupo viajero se mantendrá en 3.000 dólares al año como máximo.

¿BAJARÁ LA INFLACIÓN?

   Una de las principales incógnitas es si este triple sistema cambiario servirá para contener la inflación, que hasta ahora venía determinada por el llamado mercado paralelo.

   Los analistas esperan que en un principio el Simadi sitúe la cotización libre del dólar entre los 180 bolívares actuales y 120. "Creemos que esto va a tender a estabilizarse en el tiempo", ha dicho el presidente del BCV.

   Sin embargo, Morentes ha recordado que --según las tesis del Gobierno-- la inflación y el mercado paralelo son producto de la "guerra económica", por lo que un solo factor no servirá para contenerlos.

Sábana de dólares Venezuela

¿CÓMO AFECTA A LA DEUDA VENEZOLANA?

   Otra gran duda es qué pasará con la deuda venezolana. El Gobierno ha asegurado esta semana que cumplirá con el pago de 1.000 millones de euros previsto para el próximo 16 de marzo, lo que ha aliviado la tensión entre los inversores.

   A medio y largo plazo, los bonos venezolanos, que en las últimas semanas habían retrocedido por el miedo a un impago, han subido con el anuncio de la creación del Simadi. Los bonos para 2022 y 2026 han repuntado un tres por ciento hasta el 49 y el 46 por ciento, respectivamente.

   Los inversores generalmente interpretan de forma positiva las devaluaciones, que previsiblemente provocará el Simadi, porque dejan al Gobierno con más divisas disponibles para cumplir con los pagos de la deuda pública.