Crónica Bosnia/Serbia.- Serbia captura a Radovan Karadzic, uno de los "grandes" prófugos de la antigua Yugoslavia

Actualizado 22/07/2008 17:17:15 CET

El ex presidente serbobosnio, acusado de genocidio y crímenes contra la Humanidad, ejercía de 'curandero' bajo una falsa identidad

BELGRADO, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de Inteligencia serbios detuvieron anoche a un hombre de melena y barba blanca que se ganaba modestamente la vida ejerciendo la medicina alternativa en una clínica privada de Belgrado bajo la falsa identidad de Dragan Dabic. Se trataba de Radovan Karadzic, el hombre más buscado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) por su supuesta implicación en el cerco de Sarajevo y en la matanza de Srebrenica.

La última vez que había sido visto en público fue en julio de 1996 en Han-Pijesak, en la Republica Srpska (entidad serbia de Bosnia). El Servicio de Inteligencia Serbio le había localizado hacía un mes, pero le faltaban pruebas concluyentes de que se tratase realmente de él. La confirmación llegó el viernes y los preparativos se ultimaron este pasado fin de semana. La detención se produjo ayer a las nueve de la noche (hora local y española) en el municipio de Vracar, en los alrededores de Belgrado, según informaron fuentes próximas a la investigación al principal diario serbio, 'Blic'.

En julio de 1995, Karadzic fue acusado por el TPIY de 16 cargos, uno por genocidio y tres por crímenes contra la Humanidad, en relación con el cerco de Sarajevo, en el que murieron 10.000 personas, incluidos 1.600 niños, y hubo casi 30.000 desaparecidos. En noviembre de ese mismo año fue acusado de 20 cargos, uno por genocidio y nueve por crímenes por la Humanidad, en relación con la matanza de Srebrenica, en la que fueron asesinados más de 7.000 hombres y niños. En aquellas fechas presidía la entidad serbia de Bosnia y ejercía el mando absoluto de las fuerzas armadas serbobosnias.

UN CURANDERO LLAMADO DRAGAN DABIC

La noticia de la dentención fue anunciada hacia las once de la noche de ayer por el Consejo de Seguridad Nacional de la República de Serbia. El Ministerio del Interior informó de inmediato que sus fuerzas no estuvieron implicadas en la detención y aseguró que el prófugo fue entregado a la sala para Crímenes de Guerra del Tribunal de Distrito de Belgrado "en cumplimiento de la Ley de Cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia".

Los primeros detalles de la operación fueron comunicados esta mañana, en rueda de prensa conjunta, por el presidente del Consejo Nacional para la Cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), Rasim Ljajic, y por el fiscal serbio para crímenes de guerra, Vladimir Vukcevic.

Según Ljajic, las autoridades habían seguido en los últimos tiempos a varias personas por su supuesta relación con la red de apoyo al prófugo y gracias a ello fue posible su captura. Karadzic utilizaba documentos falsos a nombre de Dragan Dabic, explicó Ljajic, quien precisó que el detenido no tenía nacionalidad serbia.

Karadzic --quien desde su captura ha optado por guardar silencio y a quien ya se ha informado de los cargos que pesan contra él-- había conseguido ocultar muy hábilmente su identidad y ni los clientes de la clínica ni los jefes del centro habían sospechado que se trataba del ex dirigente serbobosnio, según Vukcevic. Su último domicilio se encontraba en el municipio de Nuevo Belgrado, se movía libremente por la ciudad y frecuentaba los lugares públicos, añadió.

En una fotografía mostrada a los periodistas se aprecia a un Karadzic irreconocible, muy delgado, con gafas, con melena y con una larga barba blanca. El ex prófugo fue detenido en las afueras de Belgrado mientras se trasladaba de un lugar a otro y el Equipo de Acción esperó la ocasión para detenerle sin causar daños colaterales, explicó Vukcevic.

Ljajic y Vukcevic no quisieron dar más información porque, aseguraron, una reconstrucción exacta de los desplazamientos del detenido podría ayudar a huir a los otros dos grandes prófugos del TPIY, el ex jefe militar de los serbobosnios durante la guerra, el general Ratko Mladic, y el antiguo líder de los serbios de Croacia durante el conflicto de 1991, Goran Hadziz.

Todas estas informaciones han sido rebatidas por el abogado defensor de Karadzic, Svetozar Vujacic, quien aseguró esta mañana que su cliente fue detenido el viernes por la noche mientras viajaba en un autobús desde Nuevo Belgrado hasta Batajnica. Desde entonces, añadió, permaneció tres días "en un lugar desconocido para él".

"Karadzic viajaba en un autobús público desde Nuevo Belgrado hacia Batajnica", explicó a los medios serbios. "Los policías entraron en el autobús y le pusieron una especie de caperuza en la cabeza. Karadzic no se resistió y se desconoce adónde fue trasladado después", prosiguió. "Le quitaron la caperuza sólo después de llegar a una habitación", añadió. "Exigimos una investigación sobre dónde estuvo estos tres días y sobre por qué no fue entregado inmediatamente a un tribunal", manifestó.

El primer sorprendido de estas afirmaciones del abogado es el juez de la sala para Crímenes de Guerra del Tribunal de Distrito de Belgrado, Milan Dilparic, quien interrogó esta madrugada Karadzic y afirmó que se deberían investigar las acusaciones de Vujacic, ya que se contradicen con lo anunciado por las autoridades.

El interrogatorio duró aproximadamente una hora y tuvo lugar en el edificio del Tribunal Especial para Crímenes de Guerra. Según la emisora de radio serbia B92, Karadzic no negó su identidad. Al término del interrogatorio, Diparic afirmó a la agencia estatal serbia de noticias Tanjug que la entrega de Karadzic "se hará a su tiempo".

REACCIONES

La detención permitirá a Serbia su acercamiento a la Unión Europea, ya que tanto su captura como su entrega al Tribunal de La Haya figuraban entre las principales condiciones para el ingreso de Serbia en la UE. El ministro serbio de Asuntos Exteriores, Vuk Jeremic, dijo hoy en Bruselas que el arresto de Karadzic demuestra la determinación del nuevo Gobierno de Belgrado de adherirse a la Unión Europea y que Serbia "se toma en serio su futuro europeo". El presidente de Serbia, Boris Tadic, y el primer ministro, Mirko Cvetkovic, no se han pronunciado de momento sobre la noticia.

Entre las reacciones internas, destaca la del Partido Socialista Serbio (SPS), del ex presidente serbio y yugoslavo Slobodan Milosevic, que recordó que se opone a la extradición de ciudadanos serbios "por mucho que Serbia tenga la obligación de cooperar con el Tribunal de La Haya".

Por su parte, el ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS) --segunda formación parlamentaria del país-- calificó de "horrible" la noticia y aseguró que Boris Tadic ha utilizado esta captura para "consolidar su dictadura" y devolver "favores" a los que le ayudaron a formar "un gobierno antinatural con los socialistas".

En cuanto a las reacciones exteriores, el Alto Representante de la UE para Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, dijo hoy que la detención de Karadzic demuestra la "voluntad política" del nuevo Gobierno serbio de cooperar plenamente con el TPIY y los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintisiete subrayaron que constituye una "etapa importante" en el acercamiento de Serbia a la Unión Europea.

El fiscal general del TPIY, Serge Brammertz, afirmó que la detención supone un "hito en la cooperación" de Serbia con el Tribunal. El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, pidió a Serbia que continúe sus esfuerzos para arrestar al resto de acusados y el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores se limitó a precisar que es un "asunto interno de Serbia".

Por su parte, Human Rights Watch afirmó que la captura supone un "importante golpe" a la impunidad y una "esperanza para las víctimas" y Amnistía Internacional recordó que "no puede haber reconciliación" en los Balcanes si no se detiene y procesa a los autores de las matanzas de los años noventa.