Actualizado 16/01/2007 19:40 CET

Crónica Israel/Siria.- Israel y Siria niegan rotundamente haber mantenido contactos secretos los dos últimos años

Según 'Haaretz', Damasco se comprometió a cesar su apoyo a Hezbolá y Hamás y Tel Aviv a retirarse de los Altos del Golán

JERUSALEN, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los Gobiernos de Israel y Siria se apresuraron a desmentir hoy un pormenorizado artículo del diario israelí 'Haaretz' en el que el rotativo informa de reuniones secretas entre 2004 y 2006 de representantes sirios e israelíes en Europa para acordar un plan de paz entre los dos países en virtud del cual Damasco se comprometería a no apoyar a Hezbolá y Hamás, y Tel-Aviv se retiraría de los Altos del Golán.

Según el diario, que no identifica sus fuentes, representantes sirios e israelíes mantuvieron reuniones secretas en Europa entre septiembre de 2004 y julio de 2006 para establecer un plan de paz entre los dos países en presencia de mediadores europeos y estadounidenses. Como resultado de las mismas, según el diario, los dos países tienen previsto firmar un acuerdo de principios tras el cual, una vez cumplidos todos los compromisos, se firmaría un acuerdo de paz.

Entre estos principios figura la retirada total de Israel de los Altos del Golán hasta las fronteras de junio de 1967. El calendario para esta retirada queda abierto, pero según 'Haaretz', Siria ha reclamado que se cumpliera en un plazo de cinco años, mientras que Israel prefiere que el proceso dure quince años.

Otro punto importante del acuerdo es el compromiso de Siria de poner fin a su apoyo a la milicia chií libanesa Hezbolá y al Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás), que actualmente controla el Gobierno de la Autoridad Palestina. Asimismo, Siria se ha comprometido, según el diario, a distanciarse de Irán.

Aparte, la frontera entre los dos países sería desmilitarizada en un porcentaje de uno a cuatro, en términos de territorio, a favor de Israel, que conservará además el control de las aguas del río Jordán y del lago Tiberiades.

El acuerdo de principios no ha sido firmado y carece de capacidad legal. Fue elaborado en agosto de 2005 y fue utilizado como documento de trabajo en numerosas reuniones secretas celebradas en Europa, según 'Haaretz', con el conocimiento de las autoridades israelíes, concretamente del Gobierno por entonces presidido por Ariel Sharon. El último encuentro se realizó el pasado verano, durante la guerra de Líbano.

El Gobierno israelí fue informado de los resultados de estas reuniones a través de mediadores europeos y de un antiguo director general del Ministerio de Asuntos Exteriores, Alon Liel, quien participó en todas las reuniones.

Los mediadores europeos y el representante sirio en las negociaciones --Ibrahim 'Abe' Suleiman, ciudadano estadounidense--, se reunieron hasta en ocho ocasiones con altos representantes de Damasco, entre ellos el vicepresidente, Farouk al Shara, el ministro de Asuntos Exteriores, Walid Muallem, y un jefe de la Inteligencia con rango de "general".

ISRAEL LO NIEGA

Sin embargo, tanto Damasco como Tel Aviv han negado estar al tanto de estas reuniones. Esta mañana, un alto responsable gubernamental había afirmado que los encuentros se celebraron de forma no oficial, mientras que fuentes próximas al ex primer ministro israelí Ariel Sharon aseguraron que éste no autorizó ninguna reunión y que el último contacto con Siria fue en 2003.

David Baker, un portavoz del primer ministro, Ehud Olmert, afirmó que el Gobierno "desconoce que haya habido estas reuniones", mientras que un responsable gubernamental declaró bajo anonimato que las negociaciones efectivamente se produjeron de forma no oficial y sin el apoyo de ningún Gobierno.

Esta tarde, fue el propio Olmert quien aseguró que ningún miembro del Gobierno participó en estas conversaciones. "Nadie en el Gobierno estuvo implicado en esta cuestión", señaló. "Fue una iniciativa privada por parte de un individuo que habló en nombre propio", añadió. "De lo que he leido, su interlocutor fue un excéntrico de Estados Unidos, alguien que no es serio ni digno", precisó.

El que fuera ministro de Asuntos Exteriores en el periodo de las supuestas negociaciones, Silvan Shalom, ha asegurado que ha conocido estas reuniones a través de la prensa y que el último contacto con Siria se produjo en 2003. Por su parte, un colaborador de Sharon, Dov Weisglass, declaró a la Radio del Ejército que el ex primer ministro nunca autorizó estos contactos ni tuvo conocimiento de ellos.

DAMASCO CALIFICA LA INFORMACION DE INFUNDADA

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores sirio calificó hoy de "completamente falsa" la información sobre las supuestas reuniones secretas. "No hubo ninguna negociación, la información de 'Haaretz' es completamente falsa", afirmó desde Damasco un responsable del Ministerio, citado por la edición digital del propio diario israelí.

La agencia oficial SANA también cita a un responsable del Ministerio de Exteriores que asegura que la información del rotativo israelí es "infundada".