Actualizado 19/11/2007 21:45 CET

Crónica O.Próximo.-Olmert decide desmantelar los asentamientos ilegales en Cisjordania y liberar a 441 presos palestinos

El primer ministro israelí no hace mención alguna a los asentamientos israelíes ya existentes y reconocidos por su Gobierno

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, anunció hoy que va a desmantelar todos los asentamientos ilegales que hay en Cisjordania y que no va a autorizar la creación de otros nuevos. De esta forma, Israel cumpliría uno de los compromisos adquiridos en el marco de la 'Hoja de ruta'. Éste gesto se suma hoy a su decisión de liberar a 441 presos palestinos, una iniciativa concebida por Olmert con vistas a la conferencia de paz de Oriente Próximo que se celebrará previsiblemente en la ciudad estadounidense de Annapolis (estado de Maryland), y que es .

Sin embargo, Olmert, que hizo el anuncio durante una reunión del Consejo de Ministros, no prometió congelar la construcción de las colonias ya existentes reconocidas por las autoridades israelíes, ignorando así lo establecido en la 'Hoja de ruta' --el plan de paz elaborado por el Cuarteto para Oriente Próximo--, que reclama una suspensión total en lo relativo a los asentamientos.

Aún así, el portavoz que trasladó el mensaje de Olmert, Miri Eisin, hizo referencia a ese documento: "Seamos claros, nos comprometimos a través de la 'Hoja de ruta' a no construir nuevos asentamientos y no construiremos ninguno".

Por su parte, el ministro de Infraestructura y dirigente del partido Laborista, Benjamin Ben Eliezer, explicó que "las fronteras serán determinadas según las resoluciones 242 y 338" de la propuesta del presidente estadounidense, George W. Bush. En este contexto, manifestó que Jerusalén, la ciudad más polémica en la cuestión territorial, "será la capital israelí según el principio de barrios judíos para judíos y barrios árabes para árabes".

También se mostró claro cuando se refirió al derecho de retorno que reclaman los palestinos: "No habrá derecho de retorno para los refugiados palestinos, pero recibirán compensación económica a través de las donaciones internacionales, al igual que los judíos que abandonaron países árabes. El paso entre Judea y Samaria (Cisjordania) con Gaza estará bajo soberanía israelí". Los palestinos consideran que tienen derecho a regresar a los territorios en los que vivían antes de que fuesen ocupados por Israel, y así lo han defendido en repetidas ocasiones.

REACCIÓN DE LOS PALESTINOS.

Ante el cumplimiento tan sólo parcial de una de las condiciones fijadas por la 'Hoja de ruta', los representantes palestinos no se quedaron callados. El máximo responsable de la delegación negociadora palestina, Saeb Erekat, aseguró que el gesto de Olmert no satisface los compromisos de Israel.

En su opinión, el hecho de dejar abierta la posibilidad de ampliación de los asentamientos ya existentes responde a lo que los israelíes denominan "crecimiento natural" de las comunidades de colonos.

En este sentido, recordó que Olmert omite así "la obligación fijada en la 'Hoja de Ruta' por la que el Gobierno israelí debe paralizar toda actividad en los asentamientos, incluido el crecimiento natural". "O hay una paralización del cien por cien o no hay paralización. No hay punto medio", reiteró.

En un encuentro mantenido hoy en Cisjordania entre el presidente palestino, Mahmud Abbas, y el cónsul general de Estados Unidos en Jerusalén, Jacob Willes, ambos discutieron fundamentalmente sobre la negativa del Estado hebreo a congelar la construcción de asentamientos.

LIBERACIÓN DE PRESOS PALESTINOS.

Aunque finalmente ha sido aprobada la liberación de 441 presos palestinos, tres ministros del partido Shas, dos del Yisrael Beiteinu y el jefe del Departamento de Deportación, Shaul Mofaz (del partido Kadima), votaron en contra de la medida, según la emisora Israel News.

Será un comité ministerial para la liberación de presos el que discutirá el próximo miércoles la lista de reos elegidos y decidirá la fecha para la puesta en libertad, ya que algunos de ellos tienen que obtener el perdón del presidente israelí, Shimon Peres, y del jefe del Ejército. Ninguno de los presos que integrarán el grupo de los 441 liberados ha sido reclamado por Hamás.

Con esta decisión, tomada también durante la reunión del gabinete ministerial, se cumple otro de los compromisos israelíes incluidos en la 'Hoja de ruta'. En unas declaraciones con las que parecía querer justificar estas acciones ante los israelíes, Olmert señaló que el Gobierno tiene que tomar soluciones difíciles, pero que sólo serán aplicadas después de las negociaciones y "en paralelo al compromiso de los palestinos en su guerra contra el terrorismo".

A pesar del gesto de buena voluntad de Jerusalén, fuentes de la oficina del primer ministro aseguraron que esta iniciativa no afectará a los esfuerzos de las autoridades para lograr la liberación del soldado israelí Gilad Shalit, que fue secuestrado por milicianos de Hamás el 25 de julio de 2006.

ENCUENTRO ENTRE ABBAS Y OLMERT DE CARA A ANNAPOLIS.

El telón de fondo de estos acercamientos entre israelíes y palestinos es la futura conferencia de Annapolis. En este contexto, Olmert y Abbas, acompañados de sus respectivos equipos negociadores, se reunieron hoy en Ramala (Cisjordania) durante dos horas y media.

El negociador palestino Saeb Erekat declaró que ambos equipos debatieron distintas propuestas y anunció que se reunirían posteriormente y sin demora con el fin de seguir trabajando para acercar sus posturas y así estar mejor preparados para la conferencia internacional que se celebrará este mes de noviembre. Erekat calificó el encuentro en Ramala de serio y complicado.

Aunque los contactos entre israelíes y palestinos son la pieza clave para el eventual éxito de la conferencia de Annapolis, también son importantes los que se producen con otros países. Por eso Olmert se reunirá mañana en Egipto con el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Ambos tratarán de coordinar sus posturas y discutirán sobre la cuestión palestino-israelí y los planes para la reanudación de las conversaciones de paz entre las partes tras la conferencia convocada por Estados Unidos.

El encuentro entre Olmert y Mubarak tendrá lugar en la ciudad balneario de Sharm el Sheik, en la península de Sinaí. La reunión se produce antes de la que mantendrán los miembros de la Liga Árabe el viernes para fijar su postura y decidir si asisten a la cita, para la que aún no hay fecha definitiva.