Actualizado 08/01/2007 19:01 CET

Crónica Rusia/Bielorrusia.- El enfrentamiento entre Minsk y Moscú deja sin crudo ruso a varios países europeos

La UE pide una explicación "urgente", aunque considera que no existe un "riesgo inmediato"

MOSCU, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El suministro de crudo ruso a Alemania, Polonia y Ucrania a través de Bielorrusia quedó hoy interrumpido a consecuencia del enfrentamiento energético entre Minsk y Moscú, que parecía resuelto con el acuerdo de antes de fin de año sobre el gas y que se reavivó en los últimos días con la aplicación por parte del Gobierno bielorruso de una tasa de tránsito al petróleo ruso en respuesta a otro gravamen impuesto por el país vecino.

Poco después del incidente de hoy, el comisario de Energía de la UE, Andris Piebalgs, pidió una explicación "urgente y detallada" a Rusia y Bielorrusia sobre las causas del corte en el suministro, y lanzó un mensaje de tranquilidad al asegurar que no existe un "riesgo inmediato" para el aprovisionamiento de petróleo en la Unión.

La medida contribuyó, junto con otros factores como la bajada de temperaturas en el Hermisferio Norte, a un encarecimiento del crudo en los mercados internacionales. El precio del barril de Brent de Mar del Norte aumentó en 36 centavos, hasta 56 dólares, mientras que el Texas 'sweet light' se encarecía en 64 centavos en el Nymex de Nueva York, hasta 56,95 dólares.

En concreto, la interrupción de suministro fue detectada por Polonia, en el oleoducto bielorruso de Druzhba, que trasporta petróleo ruso a Europa del Este. El tránsito de crudo en este tramo está gestionado por el consorcio estatal bielorruso Belneftekhim.

Durante la mañana, el presidente de la compañía rusa de transporte gasista Transneft, Semyon Vainshtok, afirmó que desde el pasado 6 de enero Bielorrusia había tomado ilegalmente unas 79.000 toneladas de crudo procedentes del oleoducto de Druzhba, por el cual transita el combustible que exporta Rusia a estos países europeos.

Por su parte, el vicedirector del Ministerio de Comercio y Desarrollo Económico ruso, Andrei Sharonov, aseguró en unas declaraciones a la cadena rusa de televisión Vesti que su país se ha visto forzada a detener las exportaciones de crudo a través de Bielorrusia, debido los obstáculos presentados por las autoridades de Minsk a esta actividad.

Sharonov se refería a la decisión anunciada el jueves pasado por parte de Belneftekhim de imponer a partir del 1 de enero a Rusia un impuesto de 45 dólares (34 euros) por tonelada métrica al crudo dirigido a los países de Europa Occidental.

Durante el pasado mes de diciembre, Rusia impuso aranceles de 180 dólares (137 euros) por tonelada al petróleo que exportaba a Bielorrusia argumentando que este país refinaba este combustible para luego revenderlo a Europa a precios muy superiores, y la respuesta de Minsk fue precisamente la creación del nuevo arancel de 45 dólares.

Sharanov afirmó que el suministro de crudo a través del oleoducto de Druzhba hacia el Este y Centro de Europa podría dejar de producirse en las actuales circunstancias, y dijo que la situación actual es de "fuerza mayor" y un posible "desencadenante con consecuencias inevitables".

NEGOCIACIONES CONDICIONADAS.

El propio Sharonov aseguró que las negociaciones entre Rusia y Bielorrusia no se reanudarán hasta que las autoridades de la antigua república soviética no supriman el impuesto sobre tránsito de petróleo ruso a través de su territorio.

Según dijo, esta misma noche se adoptará una decisión acerca de estas negociaciones "entre los responsables de gabinete". Sharonov calificó de "ilegal" el gravamen aplicado por Bielorrusia, acusó al país de "sifonear" el crudo y calificó de "guerra comercial" la situación actual.

Además, advirtió de que Rusia es el principal mercado para Bielorrusia y su principal socio comercial, de modo que su país tiene "la posibilidad de aplicar medidas y conseguir que se suprima el impuesto".

BATALLA ENERGÉTICA.

El conflicto del crudo supone un episodio más de la batalla energética que mantienen en los últimos meses ambos países, y se produce días después de que llegaran a un acuerdo acerca de los precios del gas que la rusa Gazprom vende a Bielorrusia. Sin embargo, ahora las preocupaciones se centran en las divergencias sobre los aranceles impuestos al crudo que transita por territorio bielorruso.

Al margen de la disputa acerca del crudo, los dos países resolvieron a finales de año sus diferencias acerca del gas. Bielorrusia aceptó pagar 100 dólares (76 euros), al tiempo que la gasista rusa Gazprom aceptó comprar el 50% del operador estatal bielorruso de gas, Beltransgaz, por 2.500 millones (1.900 millones de euros) en los próximos cuatro años.

El oleoducto de Druzhba, que tiene una longitud de 4.000 kilómetros, tiene capacidad para transportar más de 1,2 millones de barriles de crudo diarios hacia países centro europeos y de Europa del Este, y suele trabajar a plena capacidad.