Crónica UE.- Los nórdicos lideran las reformas económicas de la UE, mientras Italia, Francia y Alemania van a la cola

Actualizado 25/01/2006 21:28:10 CET

Bruselas propone que se garantice a los jóvenes parados empleo, becas o formación en un plazo máximo de 6 meses

BRUSELAS, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los países nórdicos (Suecia, Finlandia y Dinamarca) lideran la clasificación de reformas económicas de la Unión Europea para mejorar el crecimiento y el empleo, mientras que Italia, Francia, Alemania, Portugal o Grecia se sitúan a la cola, según la evaluación de los planes nacionales de reforma (PNR) de los Veinticinco publicada hoy por la Comisión Europea.

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, alabó el "ejemplo" de los escandinavos porque han sabido conjugar una elevada inversión en I+D y educación con altos niveles de prosperidad, flexibilidad y protección social. "Algunas de las economías más competitivas del mundo están en Europa y eso nos da esperanza", señaló.

Asimismo, señaló la actuación "extraordinaria" de los países de la ampliación en la senda reformista, ya que, según destacó, en pocos años han conseguido pasar de regímenes comunistas cerrados a economías abiertas con un elevado nivel de crecimiento.

Por lo que se refiere a los Quince, el presidente de la Comisión explicó que la situación varía en función de la situación presupuestaria de cada país. Aunque no quiso señalar a los peores alumnos, los informes de evaluación ponen de relieve que son prácticamente los mismos que se encuentran en una situación de déficit excesivo: a saber, Italia, Francia, Alemania, Grecia y Portugal.

Barroso insistió en la necesidad de ser "pragmático" en la aplicación de las reformas y "evitar la lucha ideológica" sobre cuál es el mejor modelo económico. En este sentido, explicó que Irlanda, Luxemburgo y Finlandia han avanzado bien en la senda reformista, a pesar de que normalmente se les situa en diferentes modelos (el anglosajón, el continental y el escandinavo, respectivamente).

En su opinión, todos los Estados miembros han progresado en la buena dirección, aunque "algunos han sido más rápidos". "Esto no basta, no queremos lanzar un mensaje de complacencia. No estamos satisfechos, hay que cambiar la velocidad y redoblar los esfuerzos", dijo.

EMPLEO PARA LOS JÓVENES

A partir de estas evaluaciones, el Ejecutivo comunitario señala cuatro ámbitos de acción prioritarios en los que pide a los líderes europeos que se comprometan a adoptar medidas adicionales, tanto nacionales como europeas, en la cumbre de marzo de 2006.

En primer lugar, se tiene que invertir más en educación e investigación. Para 2010, la inversión en educación superior debería pasar del 1,28% actual al 2% el PIB. Cada Estado miembro tendrá que fijar una meta clara para gasto en I+D en 2010 y destinar a este fin una mayor proporción de ayudas públicas y fondos europeos. Finalmente, Bruselas propone crear un Instituto Europeo de Tecnología para finales de 2007 y dar más importancia a la enseñanza de las matemáticas y las lenguas extranjeras.

La segunda prioridad se refiere a potenciar el papel de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), a través de la creación de una ventanilla única de asistencia a futuros empresarios, la reducción de los plazos para establecer una sociedad, la introducción de la educación empresarial en los colegios, o la reducción de las cargas administrativas.

La Comisión reclama también medidas para facilitar la inserción en el mercado laboral. A cada joven que deje la escuela o la universidad deberá ofrecérsele un empleo, un periodo de prácticas o formación adicional dentro del plazo de seis meses desde que se convirtió en desempleado a finales de 2007, y de 100 días para 2010. Los Estados miembros deben aumentar el número de guarderías y fomentar la formación continua y el trabajo a tiempo parcial.

La última prioridad se refiere al suministro de energía eficiente. Para ello, Bruselas aboga por más interconexiones entre los Estados miembros, mayor liberalización, incentivos fiscales para las energías limpias o una postura única de la UE en las negociaciones con los países proveedores.

PEORES ALUMNOS

El Ejecutivo comunitario se muestra especialmente crítico con Italia, ya que su plan de reformas no incluye medidas para luchar contra la creciente tasa de paro ni para reducir las disparidades regionales en materia de desempleo. Roma debe tomar también más medidas para consolidar las finanzas públicas y aumentar la competencia en las industrias de red y los servicios.

También es duro el análisis sobre el plan francés, del que se critica que no aborda las cuestiones de competencia y apertura de mercados, ni la formación de los trabajadores, y además no presenta una articulación coherente entre sus diferentes apartados. La Comisión insiste además en la necesidad de asegurar una corrección permanente del déficit público.

En el caso de Alemania, el informe señala que es necesaria una respuesta más enérgica del Gobierno para liberalizar el sector servicios. También hay que introducir más competencia en las compras públicas, las profesiones liberales y en la banda ancha de Internet. Finalmente, el Ejecutivo comunitario pide reformas para integrar en el mercado de trabajo a las personas con baja cualificación, incluidos los inmigrantes, y un plan para aumentar el número de guarderías.

Por lo que se refiere a Portugal, la evaluación indica la necesidad de reforzar las prioridades estratégicas, los detalles del plan de reforma y la coherencia entre lad diferentes políticas. Lisboa debe prestar más atención a las finanzas públicas, y garantizar más competencia en los sectores de telecomunicaciones y energía. Asimismo, Bruselas reclama un mayor énfasis para promover la adaptabilidad de los trabajadores y acabar con la segmentación del mercado de trabajo.

Grecia debe poner más énfasis en la consolidación fiscal con medidas permanentes, y que se modernice la administración pública. También se subraya la necesidad de impulsar la I+D, implicando a las administraciones públicas y al sector privado, y se aboga por políticas activas de empleo y reformas en el sector educativo y de formación continua.

Los puntos débiles del plan de reformas de Reino Unido son la falta de inversiones en infraestructuras de transporte y de iniciativas suficientes para impulsar la investigación. Asimismo, Bruselas pide a Londres más esfuerzos para mejorar las posibilidades de empleo para los más desfavorecidos.

El programa de reformas de Países Bajos requeriría una política más desarrollada de I+D y más medidas para reforzar la competencia. Asimismo, la Comisión pide a las autoridades holandesas que actuen para incrementar el número de horas trabajadas por los trabajadores a tiempo parcial y para facilitar la integración de las minorías étnicas en el mercado laboral.