Cuarenta maratones en siete desiertos para recordar a quienes pasan sed

Mina Guli, fundadora de la ONG Thirst
THIRST FOR WATER
Actualizado 01/02/2016 9:11:09 CET

MADRID, 31 Ene. (EDIZIONES) -

   Mina Guli no se considera una "atleta innata", pero su activismo en defensa del derecho del agua para todo el mundo le ha llevado a embarcarse en un reto deportivo y social sin precedentes. A partir de este lunes, y durante menos de dos meses, recorrerá cuarenta maratones a lo largo de siete desiertos.

   Guli, fundadora de la ONG Thirst ('sed', en español) y de nacionalidad australiana, se propuso hacer "algo atrevido para captar la atención de la gente" y recordar que 650 millones de personas viven sin agua. En 2025, una tercera parte de la población mundial --1.800 millones de personas--, sufrirán escasez de este bien básico.

   "Quería asegurarme de que el reto que elegí fuera conectado al agua y que me permita llevar gente en un viaje emocional para ilustrar la verdadera escala y magnitud del problema al que nos enfrentamos a nivel mundial", ha explicado a Europa Press esta activista, que empezó a correr a los 22 años y casi por casualidad tras sufrir daños en la espalda por un accidente.

   Ahora se ha lanzado al reto '40 maratones, 7 Desiertos, 7 Continentes, 7 Semanas' para completar un total de 1.688 kilómetros en los cinco continentes. Del 1 al 6 de febrero recorrerá el desierto de Tabernas, en Almería, y continuará por Jordania, la Antártida, Austria, Sudáfrica y Chile antes de concluir en Estados Unidos el 22 de marzo, Día Mundial del Agua.

   Guli empieza a correr por España porque, según sus propias palabras, "tiene una historia fascinante e importante de escasez de agua". En este sentido, ha recordado que no se trata de un problema del Tercer Mundo, sino que periodos de carencia como los que atraviesa España demuestran que es un desafío a nivel planetario.

   A lo largo de su aventura, Guli correrá a temperaturas extremas que oscilarán entre los 23 grados bajo cero y los 45 grados positivos. Sin embargo, no teme al fracaso ante un reto inédito a nivel mundial y considerado "difícil" cuanto menos. "Me arrastro si es necesario", ha bromeado esta corredora.

CADA GOTA CUENTA

   Su objetivo es el de concienciar a un planeta que a duras penas logra ver una escasez que el Fondo Económico Mundial ya considera el principal problema a nivel mundial, toda vez que se prevé que en 2030 haya un 40 por ciento más de demanda que de suministro.

   Los hogares tan sólo consumen el 10 por ciento de este agua y la agricultura sigue siendo el gran 'derrochador', con un 70 por ciento según los datos de Thirst. De ahí que los "consejos" de Guli para el ahorro incluyan llamamientos a las empresas para que revisen sus cadenas de suministro y apuesten por la "innovación".

   La activista, sin embargo, también recomienda modificar hábitos cotidianos y recuerda, por ejemplo, que la producción de cerveza necesita bastante menos agua que la del vino, o que la ganadería vacuna requiere de menos recursos que la de aves de corral. Su consigna está clara: "Cada gota cuenta".