Cuba confirma una ralentización del crecimiento económico

Coches antiguos en La Habana
REUTERS / ALEXANDRE MENEGHINI
Publicado 17/12/2018 13:26:34CET

LA HABANA, 17 Dic. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Cuba prevé que el PIB de la isla crezca un 1 por ciento en 2019, una cifra similar a la que ha anotado en 2018 y por debajo del 1,8 por ciento registrado en 2017, lastrado por un complicado contexto económico que incluye el colapso económico de su principal aliado, Venezuela.

La disminución de los ingresos de exportación durante cuatro años consecutivos, el mal clima y el endurecimiento de las sanciones por parte de Estados Unidos ha contribuido también a esta ralentización del crecimiento, de la que ha dado cuenta el ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández.

El ministro ha reconocido en una sesión a puerta cerrada de la comisión económica de la Asamblea Nacional que no se ha alcanzado el objetivo del 2 por ciento fijado para este año y lo ha atribuido a los estragos del huracán 'Irma' y a otros desastres climáticos que han afectado al turismo y a la producción agrícola, así como a ineficiencias domésticas y unas sanciones estadounidenses más estrictas.

Gil también ha anunciado que las medidas de austeridad que el Gobierno castrista aplica desde 2016 seguirán en 2019. Entre estas medias figuran recortes de energía y combustible para las empresas estatales y menores importaciones de insumos para la economía, lo que ha llevado a una escasez desde pan y medicamentos hasta huevos en momentos en que la producción se debilita por falta de repuestos y materias primas.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien también estuvo presente en la sesión, ha destacado que mejorar la economía es la principal prioridad del Gobierno. "El pueblo espera una respuesta económica que impacte en su día a día, por eso la mayor parte del tiempo de todos nosotros tiene que estar dirigida a esa batalla, a cómo le quitamos hojarascas al camino que conduce a la solución de los problemas económicos", ha expresado, según el medio oficial 'Granma'.

Según Díaz-Canel, las sanciones de Estados Unidos le han costado este año a Cuba 4.300 millones de dólares, si bien se ha centrado en los problemas económicos internos y en la necesidad de impulsar las reformas iniciadas por el expresidente Raúl Castro, a quien reemplazó en abril.