Detenido tras amenazar de muerte a los empleados del 'Boston Globe' por sus críticas a Trump

Sede de 'The Boston Globe'
REUTERS / BRIAN SNYDER
Publicado 30/08/2018 17:49:48CET

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos han detenido a un hombre de California que amenazó de muerte a los empleados del 'Boston Glole', al que catalogó como "enemigo del pueblo" a raíz de que el periódico iniciase una campaña para denunciar las presiones del presidente, Donald Trump, contra los medios de comunicación.

El sospechoso, identificado como Robert D. Chain, de 68 años, está acusado de un delito de amenazas después de llamar hasta en 14 ocasiones al 'Boston Globe entre el 10 y el 22 de agosto, según un comunicado del Departamento de Justicia. Puede ser condenado a una pena de hasta cinco años de cárcel y a una multa de 250.000 dólares.

La primera llamada coincidió con la petición del diario para que otros periódicos publicasen editoriales en los que denunciar la supuesta persecución de Trump contra los medios críticos, catalogados por el mandatario como 'fake news'. El 10 de agosto, supuestamente llamó a la redacción y amenazó con matar a todos los empleados.

Dos días más tarde, coincidiendo con la publicación de editoriales por parte de más de 300 periódicos, volvió a efectuar una llamada y advirtió de que llevaría a cabo su amenaza ese mismo día. Las fuerzas de seguridad se desplazaron entonces a la sede del 'Boston Globe', donde permanecieron durante toda la jornada.

Se da la circunstancia de que Trump ha utilizado la misma expresión a la que recurrió Chain, la de "enemigo del pueblo", para denunciar este jueves en Twitter el supuesto sesgo de algunos de los grandes medios de comunicación. "La verdad no les importan, solo les interesa su odio y su agenda. Esto incluye a los libros falsos, que salen sobre mí a todas horas, siempre con fuentes anónimas y que son pura ficción", ha proclamado.

El fiscal Andrew Lelling ha advertido de que la detención de Chain "debería servir como un aviso" para recordar que "hacer amenazas no es ninguna broma" sino un delito federal. "Cualquiera que haga a otros temer por sus vidas, independientemente de su filiación política, será perseguido", ha subrayado Lelling, consciente de que Estados Unidos vive un momento de "creciente polarización".