Detienen en China a un escritor australiano por presunto espionaje

Actualizado 27/08/2019 11:33:04 CET
Marise Payne, ministra de Exteriores australiana
Marise Payne, ministra de Exteriores australiana - Dean Lewins/AAP/dpa - Archivo

SÍDNEY, 27 Ago. (Reuters/EP) -

Un escritor australiano nacido en China detenido en el país asiático desde enero ha sido arrestado formalmente bajo la sospecha de espionaje, según han confirmado este martes los gobiernos de los dos países, en medio de la creciente tensión diplomática entre Canberra y Pekín.

Yang Henjung, un antiguo diplomático chino que ahora se ha convertido en periodista digital y bloguero, fue detenido en enero en la ciudad de Guanzhou en un momento de crecientes tensiones entre Australia y China después de que al gigante tecnológico chino Huawei se le impidiera participar en 2018 en el proyecto de implantación de la red de telefonía 5G.

La ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Marisa Payne, ha señalado este martes en un comunicado que Yang se encuentra detenido en "difíciles condiciones sin cargos durante siete meses" en Pekín hasta que finalmente el viernes se le detuvo formalmente por espionaje, cargo por el que podría ser condenado a muerte.

Yang, de 53 años y cuyo nombre legal es Yang Jun, fue detenido en enero en China cuando esperaba para coger un vuelo con destino a Shanghái tras haber llegado desde Nueva York. Aunque en sus últimos textos ha evitado referirse a la política china, Yang se hizo famoso en la década de 2000 cuando le apodaron el "vendedor de democracia".

Payne aseguró en julio que Australia llevaba meses presionando a China para conseguir una solución a este caso y que ella había escrito en dos ocasiones a su homólogo chino, Wang Yi, para pedir que Yang tenga acceso a sus abogados.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, ha confirmado el arresto formal de Yang el viernes por espionaje. "China no está contenta con la declaración de Australia sobre este caso", ha comentado el portavoz en Pekín.

"Me gustaría subrayar que China es un país con estado de Derecho, y que Australia debería respetar con seriedad la soberanía judicial china, y no interferir en la gestión por parte de China del caso conforme con la ley en ningún modo", ha defendido.

Geng ha añadido que el caso aún está siendo procesado y que Yang se encuentra en buen estado de salud y sus derechos están plenamente garantizados.

La mujer de Yang, que tiene residencia permanente en Australia, tiene prohibido salir de China. Según Payne, China no ha permitido a Yang acceder a sus abogados o familia desde su arresto, si bien funcionarios de la Embajada australiana en Pekín sí le han visitado en siete ocasiones desde enero.

El abogado del australiano de Yang, Robert Stary, ha dicho que su cliente se enfrenta a un cargo de espionaje, que pretende negar, pero no se sabe en qué está motivado. "No sabemos por ejemplo si es como resultado de sus escritos como activista a favor de la democracia o como bloguero o académico", ha declarado a Reuters.

"Ha pasado largos periodos en Estados Unidos. Así que no sabemos si se sugiere que está espiando para Australia, o Estados Unidos, o Taiwán o cualquier otro, si esa es la acusación", ha añadido.

Para leer más