Publicado 14/06/2015 01:17CET

Diputados y ministros británicos se suman a la campaña por la salida de la UE

LONDRES, 14 Jun. (Reuters/EP) -

El número de diputados del Partido Conservador del primer ministro, David Cameron, que han decidido unirse al grupo que hará campaña para votar a favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea en el referéndum ha pasado de 50 a 110 en una semana, según datos del diario 'The Telegraph'.

De acuerdo a estas cifras, uno de cada tres diputados conservadores, entre los que se incluyen varios ministros, pretenden unirse al grupo Conservadores por Reino Unido (CfB, por sus siglas en inglés), respaldado también por trece miembros de la Cámara de los Lores y doce del Parlamento Europeo.

Esta cifra tiene lugar una semana después de que el mismo diario británico anunciase que medio centenar de diputados conservadores tenían previsto unirse a este grupo de defensores de la salida de la UE de Reino Unido.

El grupo CfB respalda los esfuerzos de Cameron para renegociar la relación entre Reino Unido y la Unión Europea, pero advierte de que defenderá el voto a favor de la salida en el referéndum si no se producen "cambios drásticos".

REFERÉNDUM EN 2017

Los conservadores británicos obtuvieron una inesperada mayoría absoluta en las elecciones parlamentarias celebradas hace un mes, con la promesa electoral de celebrar un referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea a finales del año 2017.

Desde entonces, Cameron ha viajado a varias capitales europeas buscando apoyo para estas reformas, que incluyen la limitación del acceso al estado de bienestar británico a los trabajadores procedentes de otros países de la UE.

El diputado líder del CfB, Steve Baker, ha afirmado que la mayoría de los miembros del grupo confían en que Cameron alcanzará un acuerdo aceptable con sus socios europeos, aunque uno de cada cinco piensan que esta posibilidad es "improbable".

POLÉMICA DE CAMERON

A principios de esta semana se produjo una polémica tras unas declaraciones de Cameron en las que daba a entender que los ministros que no se mostrasen de acuerdo con su estrategia ante la UE tendrían que abandonar el Gobierno.

Poco después el mandatario defendió que sus afirmaciones se habían malinterpretado, asegurando que su advertencia hacía referencia al periodo de negociaciones con la UE y no al del referéndum, subrayando que podrían votar bajo su propia conciencia y no estaban obligados a seguir la línea del partido.

Para leer más