Donald Trump, el mejor aliado del Partido Demócrata

El precandidato republicano Donald Trump
Foto: BRIAN SNYDER / REUTERS
Actualizado 17/10/2015 9:27:32 CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las propuestas de Donald Trump, a menudo tachadas de "xénofobas, ultraconservadoras y contrarias a la ética", así como sus ataques hacia la minoría hispana, están alejando al Partido Republicano de la Casa Blanca y beneficiando a los demócratas, según ha opinado el think-tank The Hispanic Council.

   En un informe publicado este viernes analizando las claves y las consecuencias de la candidatura de Trump de cara a las elecciones de 2016 en Estados Unidos, ha incidido en la gran influencia que el magnate tiene sobre ambos partidos y sobre la sociedad estadounidense y cómo se ha convertido en el foco de atención de los medios de comunicación.

   "Donald Trump es capaz de conseguir la atención de los medios gracias a su estilo provocador, no tiene pelos en la lengua", ha dicho el presidente de The Hispanic Council en España, Daniel Ureña. "Sabe que esa provocación le beneficia", ha añadido.

   A pesar de que varias cadenas de televisión como NBC, Televisa y Univisión hayan anunciado el fin de sus relaciones comerciales con Trump, otras muchas continúan fijándose en el, ya que su nombre es sinónimo de éxito.

   "Todos los programas de televisión donde Trump ha participado han conseguido aumentar sus audiencias", resalta el informe. Pero el éxito no se queda únicamente en las pantallas, ya se ha convertido en el candidato presidencial con mayor número de seguidores en Twitter, con más de 4,5 millones.

   Sin embargo, el radicalismo de Trump favorece a los demócratas. "Trump es una catástrofe para el Partido Republicano", ha considerado el presidente de The Hispanic Council en Estados Unidos, el embajador Javier Rupérez.

   Su posición respecto a la inmigración, y su deseo de "poner las necesidades de los trabajadores estadounidenses en primer lugar", hacen que la comunidad hispana se acerque cada vez más al Partido Demócrata y que, a pesar de la íntima relación de otros candidatos republicanos con esta comunidad (Jeb Bush está casado con una mexicana y Marco Rubio y Ted Cruz son de procedencia cubana), esta minoría se aleje de los republicanos.

   En opinión de este 'think-tank', esta situación "podría restar un gran número de votos a los republicanos en 2016 en estados clave como Florida o Colorado".

   Las últimas encuestas de las primarias republicanas sitúan a Donald Trump a la cabeza con un 23,4 por ciento de intención de voto, seguido por Ben Carson con un 19,1 por ciento y de Marco Rubio con un 9,9 por ciento. El resto de los candidatos republicanos, Jeb Bush y Carly Fiorina entre otros, pasan desapercibidos en los medios de comunicación, algo que perjudica seriamente su campaña.

DEBATE DEMÓCRATA

   El Partido Republicano se ha visto afectado por el debate demócrata. "Tras el último debate está claro que Hillary Clinton va a ser proclamada candidata demócrata, el Partido Demócrata gana varios puntos (...) porque gana en tiempo, gana en tranquilidad, gana en espacio para enfrentarse a la recta final que es la definitiva, justamente lo contrario que esta ocurriendo en el partido republicano", ha resaltado Javier Rupérez.

   Es necesario señalar, según Alberto Avendaño, director de 'El Tiempo Latino-The Washington Post', que "cuando se habla de los porcentajes hay que entender que estamos hablando de primarias, de un votante muy específico del partido". "El votante de las primarias suele ser en su mayoría mucho más conservador, menos centrista que el votante estándar del partido republicano de unas elecciones generales", ha incidido.

   "Todo eso lleva a un escenario posible que es una nueva victoria del Partido Demócrata, que sería insólito en la historia americana, que es tres mandatos consecutivos con un presidente del mismo partido", ha remarcado Javier Rupérez.

DEBATE DENTRO DEL PARTIDO

   Otra de las consecuencias de la presencia de Trump en el panorama político de Estados Unidos es el debate interno que ha generado dentro del Partido Republicano respecto a la posición con la inmigración, obligándoles a decidir entre ser el partido antiinmigrante o el partido que aprovecha la nueva realidad de Estados Unidos y que integra a la comunidad hispana, incide el informe. "Está obligando al partido republicano a repensar sobre su futuro", ha señalado David Ureña.

   Aunque la mayoría de los candidatos republicanos se hayan mostrado a favor de la integración, "el apoyo sorpresivo de los ciudadanos a Trump (...) obliga al partido a identificarse en una de las dos posturas", subraya el informe. "Desde el punto de vista del partido republicano la división del Congreso ha reforzado una imagen de división, lo cual no es bueno", ha añadido David Ureña.
  
LA IMPORTANCIA DE LAS MARCAS

   Hillary Clinton, del Partido Demócrata, y Jeb Bush, del Republicano tienen algo en común y es el peso de sus apellidos. El hecho de pertenecer a una familia en la que uno o dos miembros ya han ocupado la Casa Blanca, puede suponer una ventaja para los candidatos, pero también puede ser perjudicial.

   Por el momento, parece que a la candidata demócrata no le está perjudicando puesto que Hillary Clinton, además de ser la candidata demócrata que más dinero ha recaudado (28 millones de dólares), ha salido reforzada tras el último debate, ha resaltado Ureña.

   Sin embargo, cree que "todavía está muy abierta la carrera y que todavía pueden cambiar las cosas". "La campaña es una carrera a largo plazo", ha asegurdao. "Estamos muy al principio del proceso (...) y cualquier cosa puede pasar", ha puntualizado Javier Rúperez.