Actualizado 19/09/2014 07:31 CET

Los dos bandos prevén iniciar de inmediato las negociaciones

LONDRES, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -


La vicelíder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Nicola Sturgeon, ha reconocido la derrota de los independentistas y se ha mostrado "profundamente decepcionada", aunque aunque insiste en el entusiasmo por una campaña que por el momento ha recabado la promesa del arco parlamentario de Westminster de abrir un proceso de transferencias "sin precedentes".

El referendum sobre la independencia de Escocia celebrado ayer se ha saldado a favor del rechazo a la separación del resto de Reino Unido por un margen de en torno a diez puntos, a falta de los resultados definitivos en una última circunscripción.

Por su parte, el primer ministro, David Cameron, ya ha expresado su satisfacción en Twitter, donde ha felicitado al líder del 'Better Together', Alistair Darling, "por una campaña bien luchada" y se prevé su intervención a las 7 de la mañana (una hora más en horario peninsular) para evaluar el resultado desde Downing Street.

Según fuentes del número 10, prevé apuntalar el resultado con un avance de cómo prevé ejecutar el prometido acuerdo de devolución que remitirá nuevos poderes a Edimburgo.

La Reina Isabel II, quien ha seguido la jornada desde el Palacio de Balmoral, en Escocia, tiene previsto hacer un llamamiento a la unidad, después de que las últimas jornadas de la campaña registrasen una mayor división entre los bandos. En un comunicado por escrito previsto para la tarde de hoy, se espera que la soberana apele principalmente a la reconciliación.

INICIO INMINENTE DE LAS NEGOCIACIONES

En este sentido, la prioridad de Londres es acelerar el proceso de transferencias para demostrar la seriedad de los compromisos establecidos por los tres principales líderes políticos a partir de la intervención del ex primer ministro Gordon Brown. Su objetivo es evitar una profundización de las divisiones como las que se registraron en la década de los ochenta en el plebiscito de Quebec, donde el triunfalismo de los unionistas exacerbó la causa separatista que derivó en un segundo referéndum, esta vez a favor de la separación, en 1995.

Las concesiones ofrecidas por el arco parlamentario de Westminster permitirían aumentar la capacidad de recaudación del IRPF y otros impuestos como la tasa sobre los pasajeros de avión, o la existente sobre ganancias de capital. Asimismo, Londres estaría dispuesto a traspasar la gestión de las prestaciones para vivienda, de la política de integración laboral y de las actuaciones en materia de Bienestar. Sin embargo, demandas como el control del petróleo continuaría en Londres, como pensiones, de Defensa o de Exteriores.

Para dar validez a su propuesta, las comisiones negociadoras trazarían un Libro Blanco a presentar en noviembre, para ser debatido en profundidad y, ya a finales de enero, dar paso a la Legislación ante la Cámara de los Comunes. El objetivo es garantizar el compromiso de los tres partidos ya antes de las generales, previstas para 2015.

El resultado definitivo de la votación, que se conocerá entre las 6.00 y las 7.00 horas (una más en horario peninsular español), dará por tanto paso a un prolongado proceso de negociación, ya que ambos bandos se ofrecían ayer mismo colaboración mutua una vez superada esta cita histórica.

No en vano, el caso, 'Yes Scotland' como 'Better Together' se habían comprometido ya a respetar el resultado. El Acuerdo de Edimburgo firmado por Cameron y Salmond el 15 de octubre para autorizar el referéndum incluyó una disposición especial, la Cláusula 30, para garantizar que los dos contendientes lo aceptan y trabajan por los intereses de Escocia y del resto de Reino Unido.

Para leer más

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista