Las dos Coreas sellan su histórico acercamiento con medidas que trascienden el ámbito nuclear

Kim Jong Un y Moon Jae In
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 19/09/2018 13:18:13CET

Kim anuncia el desmantelamiento de la principal base de misiles durante una cumbre en la que también se ha dado pie a una candidatura olímpica

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El dirigente de Corea del Norte, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, han sellado este miércoles compromisos para seguir avanzando en el histórico acercamiento entre los dos países vecinos y que van desde el ámbito armamentístico y nuclear, como por ejemplo el cierre de la principal base de ensayo de misiles norcoreana, al deportivo, con una posible candidatura conjunta para los Juegos Olímpicos.

El cálido recibimiento que Kim le brindó el martes a Moon a pie de pista en Pyongyang, con abrazo incluido, sirvió de preludio de una cumbre donde todo han sido gestos y buenas palabras, pero también compromisos. "Por primera vez, el Sur y el Norte han discutido medidas para la desnuclearización" de la península, ha destacado el mandatario surcoreano al término del encuentro de este miércoles, durante una rueda de prensa conjunta.

Pyongyang se ha mostrado dispuesto a "cerrar permanentemente" una de las instalaciones que más polémicas ha generado durante estos últimos años, la de Dongchang Ri, desde donde se han probado y lanzado misiles. Su clausura, según Moon, contará con "la participación de expertos de países relacionados".

Kim Jong Un también se ha mostrado dispuesto a revisar el futuro de otras instalaciones, e incluso baraja el cierre de la central nuclear de Yongbyon, aunque en este caso "depende de que haya medidas correspondientes por parte de Estados Unidos", ha explicado la parte surcoreana, según la agencia de noticias Yonhap.

El dirigente de Corea del Norte, por su parte, ha señalado que ha acordado con Moon eliminar todas las armas nucleares y las amenazas de la península de Corea. "La declaración de septiembre abrirá un nuevo nivel para la mejora de las relaciones (...) y acercará la era de la paz y la prosperidad", ha señalado el dirigente norcoreano sobre el acuerdo firmado.

Ambos mandatarios también han acordado intensificar el intercambio transfronterizo y trabajar de forma conjunta para un desarrollo económico equilibrado, lo que pasa entre otras cuestiones por un proyecto conjunto para conectar ferrocarriles y carreteras a través de la frontera.

Los dos países reabrirán el parque empresarial de Kaesong, símbolo de la colaboración mutua y paralizado desde principios de 2016 por los desencuentros políticos. Su reapertura, a día de hoy, podría implicar una violación de las sanciones impuestas en los últimos años por la comunidad internacional contra Corea del Norte.

A la batería de gestos se suma, además, el compromiso de establecer una nueva instalación para albergar las reunificaciones de familias separadas por la guerra de mediados del siglo XX, en la medida en que ahora está previsto que se agilice la celebración de estos encuentros tras su reciente reanudación.

En el ámbito militar y de seguridad, las dos Coreas se han comprometido a retirar once puestos fronterizos cada uno a finales de año y a revisar los actuales programas de maniobras. Las Fuerzas Armadas de ambos países han pactado crear una zona desmilitarizada de 10 kilómetros donde estarán prohibidos todos los ejercicios de artillería o maniobras de campo.

SIN CONCESIONES

Pyongyang no ha ocultado durante estos meses que no está dispuesto a dar ningún paso sin contraprestación, en la medida en que renunciar a su industria nuclear y armamentística --al menos en sus polémicos niveles actuales-- supone también dejar atrás una de las principales bazas negociadoras del régimen a nivel internacional. Estados Unidos desempeña en este escenario un papel clave.

Moon ha reconocido que espera una "rápida reanudación" de las conversaciones entre las autoridades norcoreanas y estadounidenses, después de que la histórica aproximación de junio, cuando Kim se vio cara a cara con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se haya ralentizado en los últimos meses por el cruce de reproches.

Trump ha sido uno de los primeros líderes internacionales en aplaudir los compromisos de la nueva cumbre intercoreana, que ha considerado "muy emocionantes". "Kim Jong Un ha acordado permitir inspecciones nucleares, sujetas a negociaciones finales, y desmantelar permanentemente un lugar de pruebas y una plataforma de lanzamiento en presencia de expertos internacionales", ha destacado el mandatario norteamericano en Twitter.

En cuanto a la repatriación de los restos de militares estadounidenses víctimas de la guerra de Corea, algo que también han discutido Kim y Moon, Trump ha afirmado: "Los restos de los héroes seguirán siendo trasladados su hogar en Estados Unidos".

El Kremlin también ha calificado de "buena noticia" los resultados de la cumbre, en la medida en que espera que conlleve "pasos eficaces" para solucionar el "problema". El portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha asegurado que "es una condición obligatoria para avanzar hacia una solución política", según la agencia Sputnik.

NUEVAS CITAS POLÍTICAS Y DEPORTIVAS

Moon tiene previsto regresar a Corea del Sur el jueves, pero ahora su equipo no descarta una prórroga, lo que da cuenta del éxito de la cita. Además, ya se han sentado las bases del que sería el cuarto encuentro entre los dos dirigentes, que podría celebrarse al otro lado de la frontera.

Kim ha anunciado que tiene previsto visitar Seúl en un futuro cercano y, según Moon, este viaje podría llegar "antes de que acabe el año" si no hay contratiempos.

Los dos líderes han pactado, además, colaborar para lanzar una candidatura conjunta con la que acoger los Juegos Olímpicos del año 2032, después de que en recientes eventos deportivos internacionales ambas delegaciones ya hayan dado el histórico paso de desfilar de forma conjunta. Las dos Coreas esperan contar con equipos únicos en Tokio 2020.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, ha afirmado en un comunicado que espera que las conversaciones políticas se traduzcan en una candidatura en firme. "El deporte puede una vez más contribuir a la paz en la península de Corea y en el mundo", ha subrayado en una nota, según Yonhap.

Contador