Dos ex primeros ministros pugnarán por la Presidencia de Guinea-Bissau tras la derrota de Vaz

Actualizado 27/11/2019 21:00:05 CET
Domingos Simoes Pereira, candidato a la Presidencia de Guinea-Bissau
Domingos Simoes Pereira, candidato a la Presidencia de Guinea-Bissau - REUTERS / CHRISTOPHE VAN DER PERRE

BISSAU, 27 (Reuters/EP)

Dos antiguos primeros ministros de Guinea-Bissau pugnarán por la Presidencia del país en la segunda vuelta que se celebrará a finales de diciembre, según ha anunciado este miércoles la Comisión Electoral, después de que el presidente del país, Jose Mario Vaz, quedara en cuarta posición.

Domingos Simoes Pereira se ha impuesto en las elecciones celebradas el domingo, con el 40 por ciento, mientras que en segunda posición ha quedado Umaro Cissoko Embalo, con el 28 por ciento, según ha informado el presidente de la Comisión Electoral, Jose Pedro Sambu.

Vaz, presidente desde 2014, ha recibido solo el 14 por ciento de los votos en unas elecciones que han venido precedidas por la polémica y tras un mandato en el que ha mantenido enfrentamientos con el partido mayoritario en el Parlamento y en el que ha tenido siete primeros ministros.

Los detractores de Vaz, de 61 años, le reprochan que no haya controlado la corrupción o frenado el flujo de las drogas en su camino desde Sudamérica hacia Europa.

Pereira, de 56 años, fue el primer jefe de Gobierno que tuvo Vaz pero fue cesado en 2015. Su promesa para fomentar la educación y la educación le han hecho popular entre los jóvenes. Por su parte, Embalo, de 47 años, también fue primer ministro entre 2016-18. Ambos se enfrentarán el próximo 29 de diciembre.

Tras el anuncio, la Unión Europea (UE) ha expresado de que las elecciones "pongan fin a la crisis política e institucional" que atraviesa el país desde 2015 y ha resaltado que los observadores nacionales e internacionales "han confirmado que han sido pacíficas, ordenadas y transparentes".

"La población de Guinea-Bissau ha demostrado nuevamente su firme compromiso con la democracia electoral al participar en gran número para ejercer sus derechos democráticos", ha sostenido el Servicio Europeo de Acción Exterior en un comunicado.

Así, ha resaltado que "es importante que todos los actores respeten los nuevos pasos en el proceso electoral" y ha apuntado que "cualquier posible queja sea resuelta a través de los medios legales".

Por último, la UE ha subrayado que "seguirá de cerca" la situación y trabajará con los socios regionales e internacionales "para garantizar la consolidación de la democracia en el país".

INESTABILIDAD Y CRISIS

La situación de perenne inestabilidad en la política del país --incluido el papel del Ejército, que en la última crisis no se posicionó-- ha tenido también un impacto en la situación económica y social de Guinea-Bissau.

El Banco de Desarrollo Africano ha destacado que precisamente esta situación ha empeorado las expectativas económicas de la población, afectada además por la volatilidad de los precios del anacardo, principal fuente de ingresos para más de dos tercios de las familias.

El organismo recoge además en su página web que sólo el diez por ciento de la red de carreteras está alquitranada, que el acceso a la energía es del 14,7 por ciento y que la pobreza afecta a más del 70 por ciento de la población.

Asimismo, los servicios de sanidad y educación "siguen en mal estado debido a la inestabilidad política y la débil gobernanza". El país se encuentra además en el puesto 178 de 188 en el Índice de Desarrollo Humano (IDH).

La Unión Africana (UA) y la CEDEAO han confirmado el envío de misiones de observación electoral para supervisar el proceso. La UA ha hecho antes de las elecciones un llamamiento a "respetar los intereses supremos del país por encima de cualquier consideración y respetar la voluntad de la población".

Contador

Para leer más