Dos soldados británicos muertos en el sur de Afganistán

Actualizado 13/11/2008 13:05:12 CET

LONDRES, 13 Nov. (Reuters/EP) -

Dos soldados británicos pertenecientes a los Marines Reales murieron ayer cuando su vehículo fue alcanzado por un artefacto explosivo en el sur de Afganistán, según informó hoy el Ministerio de Defensa británico, que precisó que la explosión sucedió cuando realizaban una patrulla rutinaria junto con las Fuerzas de Seguridad afganas en el distrito de Garmsir, situado en la provincia de Helmand.

"Es un golpe trágico para todos los que estamos en el destacamento, pero nuestra pérdida no significa nada comparada con lo que supone para sus familias y seres queridos", declaró la portavoz del destacamento británico en Helmand, comandante Paula Rowe.

Estas muertes llegan entre la creciente preocupación sobre el estado del equipamiento utilizado por las tropas británicas en Afganistán. Hace dos semanas, se reveló que un comandante del Servicio Aéreo Especial (SAS) dimitió, culpando de la muerte de sus soldados al fracaso de proveer a sus tropas con vehículos blindados. Las muertes hacen que el número de soldados británicos muertos en Afganistán desde el año 2001 asciendan a 124.

El pasado lunes, un coronel en una investigación por la muerte de un oficial del Ejército fallecido en Helmand el año pasado criticó los defectos en la protección de los efectivos militares y dijo que es inaceptable que los soldados tengan que "arreglárselas" en esas condiciones.

Las tropas británicas en Helmand se enfrentan actualmente con los combatientes talibán, y a principios de esta semana el secretario de Defensa británico, John Hutton, manifestó que su misión es ahora más importante que en 2001.

Hutton también señaló que los terroristas en Afganistán suponen una amenaza directa a la seguridad británica. También señaló que retirar a las tropas supondría "un golpe profundamente peligroso" para los intereses de Reino Unido.

Estos fallecimientos llegan al mismo tiempo que una encuesta realizada por la BBC muestra que el 68 por ciento de las 1.013 personas encuestadas cree que los soldados británicos deberían retirarse el próximo año.

Reino Unido tiene cerca de 8.000 efectivos en Afganistán, el segundo mayor contribuyente de fuerzas extranjeras en el país después de Estados Unidos. Según esta encuesta, la mayoría de personas entre los 18 y 24 años se oponen a la guerra.

El secretario de asuntos políticos de la Embajada de Afganistán en Londres, Farid Popal, opinó que no es realista pensar que las tropas británicas puedan "abandonar" la provincia de Helmand.

"Mientras las encuestas sugieren que las tropas deben regresar a casa, piensen en la devastación que este hecho traería a los afganos y piensen en las consecuencias de la seguridad para el resto de la comunidad internacional", declaró Popal a la BBC.

El ministro de Asuntos Exteriores afgano, Rangeen Dadfar Spanta, que está visitando Reino Unido con el presidente de su país, Hamid Karzai, declaró ayer que se necesitan más tropas en el sur del país.