Duterte dice haber tirado los cadáveres de narcotraficantes a los barrancos de Filipinas

Actualizado 29/11/2019 6:50:55 CET
El presidente de Filipinas,  Rodrigo Duterte, durante una visita oficial a Moscú, Rusia.
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, durante una visita oficial a Moscú, Rusia. - REUTERS / POOL NEW - Archivo

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha asegurado este viernes que ha arrojado él, personalmente, a las aguas de la bahía de Manila los cuerpos sin vida de los últimos supuestos narcotraficantes abatidos durante su polémica guerra contra las drogas, la cual ha propiciado fuertes críticas tanto dentro como fuera del país por considerar que estas medidas tan represivas facilitan que se comentan abusos por parte de las autoridades policiales.

Duterte ha explicado que los cuerpos de los últimos señores de la droga han sido arrojados a distintos lugares de la geografía filipina, desde la bahía de Manila, pasando por los barrancos de las zonas del norte del país, hasta Laguna De Bay, el lago más grande del archipiélago.

El dirigente filipino ha vuelto a defender su guerra contra las drogas de las críticas, asegurando que esta lacra ha causado una "disfunción social" a la mayoría de sus compatriotas y que no tiene que dar explicaciones acerca de todos los movimientos vinculados a la campaña, tal y como ha informado el periódico 'Philippine Star'.

"Diablos, ¿quieren que entregue el cuerpo de ese narcotraficante que fue arrojado en Laguna De Bay? ¿O de aquel otro que tiré por un barranco en la provincia de La Montaña? ¿Tengo que anunciar todo eso?", se ha preguntado el dirigente, al tiempo que ha explicado que los últimos muertos se han producido tras resistirse a las autoridades.

La campaña del Gobierno contra las drogas ha recibido críticas debido a las miles de ejecuciones extrajudiciales que se han cometido. Según las estadísticas de la Policía de Filipinas, 5.779 sospechosos han sido asesinados en operaciones antidroga desde el 1 de julio de 2016 hasta el 31 de agosto de 2019. Sin embargo, las estimaciones de los grupos de Derechos Humanos colocan la cifra de muertos en más de 12.000.

Contador

Para leer más