3 de junio de 2020
 
Publicado 07/02/2020 18:15:31 +01:00CET

Duterte pide al ministro de Exteriores que notifique a EEUU cuanto antes el final del acuerdo militar

El presidente filipino, Rodrigo Duterte.
El presidente filipino, Rodrigo Duterte. - Chaiwat Subprasom/SOPA Images vi / DPA - Archivo

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha pedido este viernes al ministro de Exteriores, Teodoro Locsin, que notifique cuanto antes a Washington el final del acuerdo militar entre ambos países, tal y como ha informado el portavoz de la Presidencia, Salvador Panelo.

"El presidente Duterte ha pedido al Ministerio de Exteriores que envíe la notificación al Gobierno estadounidense", ha aseverado Panelo, que ha manifestado que Duterte tiene previsto, además, mantener "pronto" una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Donald Trump.

Las palabras de Panelo han tenido lugar después de que Locsin dijera ante el Senado que Duterte le había ordenado enviar la notificación. "La tenía preparada pero me encontraba a la espera de que el presidente me trasladara su decisión", ha destacado.

Por su parte, el ministro de Defensa, Delfin Lorenzana, ha indicado que "el presidente está definitivamente acabando con el Acuerdo de las Fuerzas de Visita (FVA, por sus siglas en inglés), que permite a Washington enviar efectivos a los puertos filipinos y realizar grandes ejercicios militares conjuntos.

"Le he pedido (a Duterte) explicaciones al respecto y ha asegurado que no cambiará de opinión", ha expresado, según informaciones de la cadena de televisión ABS-CBN.

Duterte anunció el 23 de enero su intención de eliminar el acuerdo si Estados Unidos no daba marcha atrás y revertía la prohibición de entrada en el país a todos los cargos del Gobierno filipino involucrados en el encarcelamiento de la senadora Leila De Lima.

Particularmente sangrante para el dirigente ha sido la prohibición específica contra uno de los principales aliados del presidente, el senador Roland 'Bato' dela Rosa, antiguo jefe de la Policía Nacional de Filipinas y arquitecto, precisamente, de la mortífera guerra contra las drogas puesta en marcha bajo su Administración.

La Policía de Filipinas estima que al menos 6.600 presuntos drogadictos y traficantes han muerto en la guerra contra las drogas desde 2016 dado que se resistieron a ser detenidos. Por su parte, activistas defensores de Derechos Humanos afirman que más de 20.000 personas han muerto en operaciones estatales.

Para leer más