EEUU.- Más de doscientos detenidos en la primera manifestación en Washington contra la guerra en Irak

Actualizado 17/03/2007 16:20:54 CET

WASHINGTON, 17 Mar. (EP/AP) -

Doscientas veintidós personas fueron arrestadas sin incidente tras la manifestación en Washington celebrada la noche del viernes contra la guerra en Irak, que cumple el próximo martes 20 de marzo su cuarto aniversario, según declaró hoy domingo el teniente de Policía Scott Fear, por detenerse delante de la Casa Blanca en contra de la ley que obliga a todos los manifestantes en cualquier protesta a avanzar sin detenerse delante de la residencia presidencial.

Así, el cuarto aniversario de la invasión de Irak será recordado en Estados Unidos con numerosos actos organizados por grupos pacifistas que culminarán con una gran manifestación a la que está previsto que acudan unas 30.000 personas que recorrerán la distancia que separa el monumento a los veteranos de la Guerra de Vietnam y el Pentágono, sede del Departamento de Defensa. Otras manifestaciones más pequeñas tendrán lugar en otras ciudades del país.

Los actos comenzaron anoche con un acto en el que miles de cristianos se congregaron en la Catedral Nacional de Washington para rezar por la paz. Tras la ceremonia, los participantes marcharon entre la nieve hasta la Casa Blanca, donde fueron detenidos por la Policía. Los manifestantes fueron detenidos por la Policía poco antes de la medianoche.

"Les hicimos tres advertencias y ellos rompieron las reglas", dijo el teniente Scott Fear. "Hay una zona de la acera de la Casa Blanca donde hay que seguir moviéndose".

Un centenar de personas cruzó la calle desde el Parque Lafayette, donde miles de manifestantes se reunieron, para protestar en la acera de la Casa Blanca, el viernes por la noche. Los agentes esposaron a varios manifestantes y los introdujeron en furgones policiales.

Las luces de la Casa Blanca permanecían a apagadas durante las protestas, ya que el presidente se encuentra este fin de semana en su residencia de Camp David, en Maryland.

La coalición ecuménica que organizó la protesta, Christian Peace Witness for Iraq (Testigos Cristianos de la Paz para Irak), distribuyó 3.200 entradas para acudir al servicio religioso de la catedral. La iglesia se llenó a pesar de que el aguanieve y la nieve impidieron que algunos llegaran.

"Esta guerra, desde un punto de vista cristiano, es un error moral, y lo era desde el principio", manifestó al finalizar el servicio el reverendo Jim Wallis, fundador de uno de los grupos que organizó el acto. "Esta guerra es una ofensa a Dios", añadió entre los aplausos de los fieles.