EEUU/Rusia.- Putin dice que los interceptores de misiles podrían colocarse en Turquía, Irak o en el mar

Actualizado 08/06/2007 19:50:48 CET

HEILIGENDAMM (ALEMANIA), 8 Jun. (EP/AP) -

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó hoy que los interceptores de misiles que Estados Unidos pretende colocar en el este de Europa podrían localizarse en Turquía, en Irak o en plataformas en el mar.

"Podrían colocarse en el sur, en aliados de la OTAN y de Estados Unidos como Turquía, o incluso Irak", afirmó Putin durante una rueda de prensa tras la cumbre del G-8 que ha finalizado hoy en Heiligendamm (Alemania). "También podrían colarse en plataformas en el mar", agregó.

La propuesta de hoy de Putin llega después de su sorprendente sugerencia de ayer al presidente de Estados Unidos, George.W.Bush, cuando dijo que podría situar el sistema de intercepción de misiles en Azerbaiyán, donde Rusia ya cuenta con una estación de radares.

En un momento de la rueda de prensa, un hombre arrojó un puñado de panfletos al aire, interrumpiendo momentáneamente la comparecencia del presidente que le respondió con un "Excelente, bien hecho", en ruso. Después, ya en alemán, le dijo: "Joven, dame lo que has arrojado. Ahora déjanos en paz y danos tiempo para responder".

El 'espontáneo', un ciudadano con nacionalidad rusa y alemana de 20 años, Konstantin Schuckman, explicó después que viajó al lugar de celebración de la cumbre para manifestarse por la falta de derechos en Rusia. Acusó a Putin de pisotear la democracia, refiriéndose a su campaña contra los disidentes y las protestas de la oposición. No está claro cómo Schuckman consiguió entrar en la rueda de prensa de Putin, en la sede de la cumbre, que está protegida por una valla de 12 kilómetros y con fuerte presencia policial. Miles de periodistas y representantes de ONG están acreditados a la cumbre.

"Rusia se merece un mejor presidente que Putin", afirmó el joven, que forma parte del grupo de oposición Otra Rusia, dirigido por el ex campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov. Los panfletos que arrojó acusaban a Putin de "dirigir el país como un zar".