EEUU y tres países sudamericanos establecen un mecanismo de seguridad regional para combatir el terrorismo

Publicado 20/07/2019 7:18:50CET

BOGOTÁ, 20 Jul. (DPA/EP) -

Estados Unidos y tres países sudamericanos establecerán un mecanismo de seguridad regional para combatir el crimen y el terrorismo, según ha anunciado este viernes el ministro de Asuntos Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, tras reunirse con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

El organismo que agrupa a Argentina, Brasil, Paraguay y Estados Unidos servirá para la "coordinación política y diplomática con el objetivo de acabar con las actividades ilícitas en la región, así como con los posibles vínculos en la delincuencia transnacional y la financiación del terrorismo", ha argumentado Faurie.

Este anuncio se ha producido al mismo tiempo que Estados Unidos ha ofrecido una recompensa de hasta siete millones de dólares por cualquier información que lleve al arresto del miembro del partido-milicia chií libanés Hezbolá identificado como Salman Rauf Salman, acusado de organizar el mayor atentado terrorista de la historia de Argentina, el 18 de julio de 1994, contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, donde murieron 85 personas y 300 resultaron heridas.

Asimismo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha emitido sanciones contra Salman por "coordinar este devastador ataque" y dirigir, desde entonces, "operaciones terroristas para Hezbolá en el hemisferio occidental", según ha hecho saber la subsecretaria del Departamento del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financieras, Sigal Mandelker.

Salman, de nacionalidad colombiana y también conocido bajo el alias de 'Samuel Salman El Reda' es uno de los fugitivos más buscados por Interpol bajo los cargos de "homicidio con agravante de odio racial o religioso".

"No solo dirige y apoya actividades terroristas en el hemisferio occidental, sino que ha estrado involucrado en complots en todo el mundo", ha agregado el comunicado emitido por el Departamento de Estado.

Durante tres décadas ha conseguido esconderse entre Líbano y América Latina. Posee múltiples refugios, variadas identidades y ha tejido una red de contactos lo suficientemente amplia como para evadir la prisión y armar una estructura de lavado de activos y tráfico de cocaína a su país y desde allí a Europa y Oriente Próximo.

Pompeo, que ha asistido a una cumbre antiterrorista en Buenos Aires y ha visitado el centro comunitario judío conocido como AMIA, ha asegurado que Hezbolá todavía "mantiene una fuerte presencia en Sudamérica".

Por otra parte ha hecho un llamamiento a todos los países de la región para que sigan el ejemplo de Argentina que, el pasado jueves, designó a Hezbolá como organización terrorista y congeló sus activos.

Tras ser preguntado sobre el hecho de que Irán niegue que Estados Unidos ha derribado su avión teledirigido sobre el estrecho de Ormuz y sobre las declaraciones del ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en las que dice que se reuniría con diputados estadounidenses, Pompeo ha dicho que Zarif "puede hablar con los miembros del Congreso".

Zarif llegó el domingo a Nueva York tras recibir la autorización de Pompeo, pero sólo se le permite desplazarse entre la Embajada de Irán ante la ONU, la residencia oficial de su embajador y el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, según el propio Departamento de Estado.

Pese a las restricciones, Zarif ha concedido entrevistas a la BBC y a la NBC en la residencia del embajador en Manhattan. El mes pasado Washington amenazó con prohibir la entrada a Zarif, lo que dificultaría cualquier iniciativa diplomática para resolver la tensión creciente entre ambos países.

Sin embargo, el enviado especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook, subrayó el lunes que ningún cargo estadounidense se reunirá con Zarif. "No hay ningún canal informal actualmente activo entre Estados Unidos y nadie del régimen iraní. Lo que se dice es lo que dicen públicamente el presidente y el secretario de Estado", apuntó Hook en declaraciones a Fox News.

Por último Pompeo ha insistido en que el mandatario estadounidense, Donald Trump ha "dejado claro que estamos preparados para llevar a cabo negociaciones sin condiciones previas". "Los iraníes dicen que hablarán sólo si Estados Unidos hace algo. Necesitamos que vengan a la mesa. Es la forma correcta de resolver estos desafíos", ha concluido.

Para leer más