Egipto.- La Policía decomisa 2.000 ejemplares piratas de 'El Código da Vinci' y la Iglesia copta pide la prohibición

Actualizado 04/06/2006 1:20:10 CET

EL CAIRO, 3 Jun. (EP/AP) -

La Policía decomisó este sábado 2.000 discos DVD con la versión pirata de la película 'El Código da Vinci', mientras la Iglesia copta de los cristianos egipcios solicitó a las autoridades que prohíban la exhibición pública de la película en el país.

El director de la oficina de censura de Egipto, Ali Abu Shadi, informó de que el Gobierno todavía tiene que decidir si autorizará su exhibición. "Tenemos que verla primero y decidiremos, según nuestras reglas, si prohibimos la película o cortamos algunas escenas" dijo Abu Shadi a The Associated Press.

La Policía arrestó al dueño de una compañía local de producción de películas tras descubrir que él tenía los 2.000 discos pirateados de la cinta, informó una fuente policial desde el anonimato. La película, basada en la novela policial y de misterio del mismo nombre escrita por Dan Brown, parte de la base de que Jesús y una de sus seguidoras, María Magdalena, tuvieron hijos cuyos descendientes siguen vivos.

El obispo Morcos, portavoz del Papa copto Shenouda III, dirigente de la congregación religiosa de Egipto, elogió la acción de la Policía e instó al Gobierno a que prohiba su exhibición pública, alegando que puede extender la desinformación sobre el cristianismo.

"Esperamos que el gobierno prohíba esta película, por el bien de los sentimientos de los cristianos", dijo Morcos. Los coptos de Egipto, cuya liturgia sigue las tradiciones cristianas ortodoxas orientales, representan alrededor de un 10% de los 73 millones de personas que viven en Egipto.

Los cristianos en la India, Malasia, Pakistán, Filipinas, Singapur, Corea del Sur, Tailandia y Bahrain han protestado contra el libro y la película. El Gobierno de Pakistán prohibió este sábado la proyección de 'El Código da Vinci' porque según las autoridades contiene material blasfemo sobre Jesús.

Aunque la película no ha sido exhibida en ninguna sala de cine de la nación principalmente musulmana, las autoridades decidieron prohibirla por respeto a la minoría cristiana del país.

A principios de semana, los cristianos organizaron protestas contra la película en dos ciudades de Pakistán, pidiendo que fuera prohibida en todo el país. Los cristianos constituyen aproximadamente el 3% de los 150 millones de personas en el país.