Actualizado 09/11/2012 09:42 CET

El ELS afirma que se ha hecho con el control de Ras al Ain

AMÁN, 9 Nov. (Reuters/EP) -

Miembros del Ejército Libre Sirio (ELS) se han hecho este jueves con el control de Ras al Ain, una localidad de mayoría kurda ubicada cerca de la frontera con Turquía, según han informado fuentes de la oposición y un comandante rebelde, aunque este hecho no ha podido ser confirmado de forma independiente. Al menos diez personas habrían muerto en los enfrentamientos.

"El lugar es importante porque abre otra línea hacia Turquía, a donde podemos enviar a los heridos y conseguir suministros", ha dicho Jaled al Walid, un comandante de la División Rebelde Raqqa. Asimismo, ha puntualizado que los rebeldes controlan una amplia zona en la frontera con Turquía, de hasta 80 kilómetros de profundidad, incluyendo una carretera que conecta Aleppo y Hasaka.

En respuesta, el Consejo Nacional Kurdo (CNK), una coalición de partidos kurdos opuestos al presidente, Bashar al Assad, que no se ha integrado en el Consejo Nacional Sirio (CNS), ha solicitado al ELS que abandone el lugar, ya que los combates han provocado que la mayoría de los 50.000 residentes hayan tenido que huir.

"Pese a que el CNK afirma ser parte de la revolución para acabar con este régimen totalitario, la provincia de Hasaka ha de seguir siendo una zona segura para los miles de refugiados que han huido de otras regiones", ha dicho la formación kurda a través de un comunicado. "Los elementos militares han de retirarse para que su presencia no sirva como una excusa para bombardear y destruir la ciudad".

Asimismo, Mohamad Ismail, un alto cargo del Partido Democrático Kurdo, ha dicho que la mayoría de los rebeldes que han entrado en Ras al Ain son 'yihadistas', por lo que ha advertido de la posibilidad de nuevas tensiones en la zona, conformada en su mayoría por musulmanes moderados y cristianos.

"El objetivo de los rebeldes parece ser hacerse con el control de puestos fronterizos que les puedan ayudar logísticamente y que les permitan formar un Gobierno alternativo en territorio sirio", ha dicho Ismail. Sin embargo, ha reiterado su advertencia y ha recordado que "han llegado a una zona étnica y religiosamente mixta, rica en petróleo". "Crear inestabilidad no va en interés de nadie", ha remachado.

La provincia de Hasaka ha registrado manifestaciones pacíficas contra Al Assad, pero la comunidad kurda se ha mantenido a distancia de la revuelta armada.

Por último, el activista kurdo Masud Akko ha cuestionado la lógica que ha motivado el ataque contra Ras al Ain argumentando que las tropas gubernamentales se han reagrupado en los alrededores. "Con el régimen controlando la carretera hacia Hasaka, Ras al Ain es una línea de suministro inútil. No hay motivos para que el ELS ataque una zona segura y la convierta en insegura", ha criticado.