Publicado 14/02/2019 14:35CET

Encontrada en Siria una adolescente británica que escapó para unirse a Estado Islámico en 2015

La joven, que está embarazada de su tercer hijo, quiere volver a Reino Unido

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Shahima Begum tenía 15 años cuando se marchó de su casa en el este de Londres junto a dos amigas para instalarse en lo que aquel entonces era el 'califato' de Estado Islámico. Ahora, con 19 años y embarazada, ha sido encontrada por el diario 'The Times' en un campo de desplazados en Siria tras abandonar el último reducto que controla el grupo terrorista en el este del país.

"No soy la misma estudiante tonta de 15 años que se escapó de Bethnal Green hace cuatro años", ha asegurado a Anthony Loyd, el periodista que la ha encontrado.

Y pese a la experiencia vivida, durante la que ha sido madre de dos hijos a los que ha visto morir de hambre y enfermedad y espera un tercero, afirma tajante: "No lamento haber venido aquí".

Begum, que entonces tenía 15 años, Amira Abase, de la misma edad, y Kadiza Sultana, de 16, todas ellas estudiantes de la Bethnal Green Academy, partieron en febrero de 2015 del aeropuerto londinense de Gatwick con destino a Turquía, tras haber dicho a sus padres que se iban a pasar el día. Una vez en este país, cruzaron la frontera hacia Siria y llegaron a Raqqa, la capital del califato.

Una vez allí, Begum ha contado que pidió casarse con un miliciano británico pero la casaron con un holandés de 27 años que se había convertido al islam y que ha sido su pareja durante todo este tipo. Mientras estuvo en Raqqa, la joven dice que tuvo una "vida normal" como la que mostraba Estado Islámico en sus vídeos de propaganda.

De vez en cuando había bombardeos, ha precisado, asegurando que cuando vio la primera cabeza decapitada en una papelera no le "perturbó para nada". "Era de un combatiente capturado en el campo de batalla, un enemigo del islam", ha explicado, argumentando que en lo único en que pensó fue "en lo que habría hecho a una mujer musulmana si hubiera tenido ocasión".

Fue junto a su pareja con quien la joven abandonó la localidad de Baghuz, último bastión de Estado Islámico en Deir Ezzor, hace dos semanas, si bien este entregó a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza de milicias apoyadas por Estados Unidos que está intentando tomar el control de la zona.

NO CREE EN LA VICTORIA DE ESTADO ISLÁMICO

"No tengo grandes esperanzas. Cada vez se están haciendo más pequeños", ha comentado respecto a Estado Islámico, afirmando que también ahora hay "mucha opresión y corrupción". "Realmente no creo que merezcan la victoria", ha señalado.

Según ha contado al 'Times', uno de los motivos que la empujaron a abandonar el territorio controlado por Estado Islámico fue su temor a que su hijo que va a nacer corra la misma suerte que los dos anteriores.

Begum tuvo primero una niña, que fue enterrada hace un mes en Baghuz cuando tenía un año y nueve meses, pero tres meses antes perdió a su segundo hijo, que entonces tenía ocho meses, por enfermedad sumada a la desnutrición. Aunque lo llevó al hospital "no había medicinas ni suficiente personal", ha explicado.

"Estaba débil", ha indicado respecto a su decisión de abandonar Baghuz. "No podía soportar el sufrimiento y la dureza que suponía el permanecer en el campo de batalla", ha argumentado. "Pero también tenía miedo de que el niño que voy a tener muriera como mis otros hijos si me quedaba", ha precisado.

Tampoco se siente segura ahora en el campo de desplazados en el que se encuentra. "Por eso quiero volver a Reino Unido porque sé que al menos se harán cargo con respecto a la salud", ha añadido. Consciente de que está a punto de dar a luz, ha asegurado rotunda: "Haré lo que sea necesario solo para ser capaz de volver a casa y vivir tranquilamente con mi hijo".

EL GOBIERNO VE COMPLICADO SU REGRESO

Pero su regreso a Reino Unido no parece sencillo. El secretario de Estado de seguridad, Ben Wallace, ha dejado claro que actualmente no hay servicios consulares británicos en Siria que puedan facilitar el retorno de la joven, por lo que debería trasladarse a Turquía o Irak, y ha descartado un eventual rescate por parte de las fuerzas de seguridad.

"No voy a poner en riesgo las vidas de británicos buscando a terroristas o antiguos terroristas en un estado fallido", ha declarado a BBC Radio 4. Wallace ha reconocido que como ciudadana británica Begum tiene derecho de regresar al país pero cualquiera que se ha unido a Estado Islámico debe esperar que se le investigue, interrogue y "como mínimo procese" a su regreso.

Preguntado por si el hecho de que tuviera 15 años cuando escapó permitiría una mayor indulgencia, Wallace ha sostenido que "la gente sabe en lo que se mete". "Esto es un grupo terrorista, uno de los peores que han existido nunca en el mundo, que sacrifica a personas y ha sido responsable de las muertes de decenas de británicos", ha resumido.

Para leer más