Enfrentamientos entre milicias de facciones rivales chiíes se saldan con al menos 35 muertos en Kerbala (Irak)

Actualizado 29/08/2007 0:02:16 CET

BAGDAD, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

Enfrentamientos entre milicias de facciones rivales chiíes que se desataron pasada la medianoche de ayer se han saldado con la muerte de al menos 35 personas en la ciudad santa chií de Kerbala, a pesar del toque de queda impuesto por el Ejecutivo en la ciudad, donde más de un millón de peregrinos de esta confesión mayoritaria en Irak se dieron cita, procedentes de todo el mundo, para conmemorar el nacimiento del duodécimo imán que permanece oculto desde el siglo IX.

Según explicaron fuentes de seguridad iraquíes a la agencia AP, milicianos del Ejército del Mahdi, milicia que dirige el clérigo disidente chií Muqtada al Sadr, comenzaron a atacar a agentes de seguridad en dos mausoleos en Kerbala que estaban bajo protección de las Brigadas Badr, brazo armado del Consejo Supremo Islámico.

En una entrevista telefónica admitieron a que además de armas de artillería pesada, se escucharon explosiones por la utilización de misiles de mortero en los enfrentamientos en los que además resultaron heridas otras 180 personas, incluidas mujeres y menores.

El portavoz del Ministerio de Interior iraquí, el general Abdul Karim Jalaf, explicó que "las entradas y las salidas a Kerbala han sido puestas bajos vigilancia y más fuerzas están de camino procedentes de otras provincias" para sumarse a dichas tareas de supervisión.

Jalaf, quien calificó de "criminales" a los agresores de los enfrentamientos, explicó que el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha ordenado la movilización de varias tropas de Bagdad y sus alrededores que serán desplegadas en Kerbala. "La zona donde se están reuniendo (los peregrinos) ha sido evacuada a fin de controlar a estos criminales", explicó, al tiempo que precisó que los agentes de seguridad tratan de ahuyentar a milicianos en tres zonas de la ciudad vieja de Kerbala.

Sin embargo, los disparos continuaban escuchándose hoy en los alrededores de los templos chiíes que son el escenario principal de la festividad chií que culminará con celebraciones esta noche y mañana por la mañana. Excepto cinco víctimas mortales que perecieron en los enfrentamientos del lunes por la noche cuando peregrinos trataron de pasar los controles habilitados en las proximidades de la mezquita del imán Husein, el resto falleció en los enfrentamientos de la pasada madrugada.

KERBALA, SUMIDA EN UN CAOS

Un miembro del Consejo de la Ciudad (Ayuntamiento) de Kerbala reconoció que el centro de la urbe está sumido en un caos con peregrinos corriendo en todas las direcciones, intentando escapar de los disparos sin saber de dónde proceden. Además, explicó que un cohete propulsado por una lanzacohetes explotó cerca de una mezquita de la ciudad. "No sabemos lo que está pasando, pero la gran afluencia de peregrinos es demasiada para los controles de seguridad y ahora hay disparos", confirmó.

Cámaras de televisión de la agencia AP grabaron imágenes de Kerbala anoche, ubicada a 80 kilómetros al sur de Bagdad, en las que se ve una auténtica melé de peregrinos huyendo en busca de un refugio, en medio de disparos, aparentemente efectuados al aire por agentes de la Policía.

Extremistas suníes también continuaron sus ataques contra los peregrinos chiíes que viajan hacia y desde Kerbala, donde se celebra la festividad chií conocida como Shabaniyah. Un menor y su padre resultaron heridos por hombres armados que les dispararon desde un vehículo mientras éstos regresaban a casa desde Kerbala.

En otro incidente separado, hombres armados abrieron fuego contra vehículos que regresaban a Bagdad, hiriendo a dos peregrinos en un minibús. Otro francotirador comenzó a disparar contra un grupo de feligreses chiíes en el sur de Bagdad, hiriendo a cuatro de ellos, según informaron fuentes policiales locales.