Entra en vigor el endurecimiento de los controles de entrada a venezolanos en Perú

Publicado 15/06/2019 15:49:20CET
REUTERS / GUADALUPE PARDO

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Esta pasada medianoche -- las 07.00 de la mañana en España -- ha entrado en vigor el endurecimiento de los controles de entrada en Perú a los ciudadanos venezolanos, que a partir de ahora solo podrán entrar con un pasaporte y visado humanitaria válida.

El Ministerio de Exteriores peruano ha exhortado a los ciudadanos venezolanos a cumplir con la obligación de obtener la correspondiente visa antes de embarcar con destino al Perú o presentarse en un puesto de control migratorio peruano.

La disposición del Gobierno de Perú está orientada a tener una migración ordenada, regular y segura, según ha explicado el presidente de la República, Martín Vizcarra, en declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias peruana, Andina.

De manera excepcional, los venezolanos podrán tramitar también la visa humanitaria en los Consulados Generales del Perú en Bogotá, Medellín y Leticia en Colombia; así como en los Consulados Generales en Cuenca, Guayaquil, Quito, Machala y Loja en Ecuador.

ACELERACIÓN

Sólo el jueves, 5.849 venezolanos cruzaron la frontera, un aumento de alrededor de entre 1.500 y 2.000 venezolanos por día en los meses anteriores, según la oficina de inmigración de Perú.

"¡Fue fatal!", ha señalado una migrante venezolana, que ha pedido ser identificada solo como Rosmaura, sobre su viaje de una semana desde Marcaibo, Venezuela, a Tumbes con sus dos hijos.

Rosmaura, de 25 años, temía que después del sábado no pueda hacer pasar la frontera a su hija de cinco años porque le falta un pasaporte, que según ella cuesta entre 200 y 500 dólares en Venezuela, una tarifa imposible para ella.

La mujer ha afirmado que espera llegar a Chile. "La mayoría de mi familia está allí", ha manifestado desde el punto de control fronterizo en Tumbes, donde los niños dormían en las aceras.

La agobiante crisis humanitaria y económica en Venezuela bajo el gobierno del presidente, Nicolás Maduro, ha desencadenado la peor crisis migratoria en la historia reciente de América Latina, obligando a países como Perú, un país en desarrollo de unos 32 millones de personas, a lidiar con un aumento de la migración sin precedentes.

Hace dos años, Perú había introducido nuevas leyes migratorias para acoger a los migrantes venezolanos, según las cuales se repartieron cientos de miles de tarjetas de residencia a los venezolanos para que pudieran trabajar, ir a la escuela y acceder a la atención de salud pública.

Para leer más