El enviado de EEUU viajará a Afganistán y Qatar para retomar las conversaciones de paz con los talibán

Publicado 04/12/2019 18:00:07CET
El representante de EEUU en Afganistán, Zalmay Khalilzad
El representante de EEUU en Afganistán, Zalmay Khalilzad - REUTERS / OMAR SOBHANI - Archivo

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El representante especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, ha iniciado este miércoles un viaje en el que visitará a Kabul y Doha para retomar las conversaciones de paz con los talibán.

El Departamento de Estado ha detallado en un comunicado que Khalilzad se reunirá en Kabul con representantes del Gobierno afgano y otros líderes del país, al hilo de la reciente visita sorpresa del presidente del país norteamericano, Donald Trump, a Afganistán.

Posteriormente, retomará las conversaciones directas con los talibán en Doha para "discutir los pasos que puedan llevar a unas negociaciones internas en Afganistán y a una solución pacífica a la guerra, especialmente una reducción de la violencia que lleve a un alto el fuego".

Trump llegó por sorpresa el 28 de noviembre a la base aérea de Bagram, desde donde anunció el reinicio de las conversaciones de paz con los insurgentes y subrayó que cree que el grupo quiere alcanzar un acuerdo de alto el fuego.

"Como saben, desde hace un tiempo queremos lograr un acuerdo. También querían los talibán, pero dimos marcha atrás. Estábamos cerca, pero nos retiramos por lo que hicieron", manifestó.

Trump hizo así referencia a su decisión de suspender las conversaciones en septiembre cuando ya había fijado una reunión en Camp David con los talibán en respuesta a un atentado que mató a un militar estadounidense y a otras once personas en Kabul días antes.

En este sentido, resaltó que las tropas estadounidenses "se van a quedar" en Afganistán "hasta que haya un acuerdo o se logre una victoria total". "Ellos (los talibán) quieren de verdad lograr un acuerdo", zanjó.

LAS CONVERSACIONES DE PAZ

Los talibán llevan meses dialogando con diplomáticos estadounidenses para acordar la retirada de más de 20.000 efectivos de las fuerzas internacionales de Afganistán a cambio de garantías de que el país no será usado como base para ataques terroristas.

Tras la suspensión de las conversaciones, los talibán han reforzado su campaña de atentados y ofensivas en todo el territorio afgano y han reiterado que no firmarán un alto si antes no hay un calendario de retirada de tropas estadounidenses del país centroasiático.

Además, hasta ahora se han negado a negociar directamente con el Gobierno de Ghani, al que consideran un "títere" de Occidente. Kabul ha exigido un proceso de conversaciones directas de cara a la firma de un eventual acuerdo de paz.

Sin embargo, la Presidencia afgana aseguró a principios de noviembre que China ha aceptado acoger un encuentro "en un futuro próximo" entre el Gobierno y una delegación de los talibán para abordar un posible acuerdo de paz.

Los talibán ya confirmaron el 23 de octubre que Pekín estaba trabajando para organizar una ronda de conversaciones y apuntaron incluso que el grupo insurgente había recibido una invitación para acudir al encuentro.

Contador