Actualizado 28/10/2020 18:26 CET

Erdogan advierte de que Turquía podría reiniciar sus operaciones militares contra "terroristas" en Siria

Recep Tayyip Erdogan, en una comparecencia en Kuala Lumpur
Recep Tayyip Erdogan, en una comparecencia en Kuala Lumpur - Iskandar/BERNAMA/dpa - Archivo

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha formulado este miércoles una nueva advertencia de cara a un posible reinicio de las operaciones militares en Siria si los "terroristas" no se retiran de la frontera común, en referencia a las Unidades de Protección Popular (YPG).

Turquía ha llevado a cabo varias operaciones contra las YPG en el norte y el noreste del país debido a sus lazos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que Ankara considera un grupo terrorista.

Las YPG son a su vez la columna vertebral de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), aliadas de la coalición internacional liderada por Estados Unidos y claves en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico en Siria.

"Si los terroristas allí no se retiran, como se nos prometió, tenemos el derecho legítimo a movilizarnos de nuevo", ha manifestado Erdogan, quien ha criticado además a Rusia por un bombardeo ejecutado el lunes contra un grupo rebelde respaldado por Ankara que dejó al menos 75 muertos.

El bombardeo, que alcanzó un campamento de Failaq al Sham (Legión del Levante) --una alianza de cerca de 20 grupos rebeldes islamistas creada en 2014-- en Yabal al Duailá, dejó al menos 78 muertos y más de 90 heridos, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres e informantes en el país asiático.

Así, Erdogan ha señalado que "el ataque de Rusia contra un centro de entrenamiento de fuerzas del Ejército Nacional Sirio en la región de Idlib demuestra que no quiere una paz duradera en la región", según ha recogido el diario turco 'Hurriyet'.

Rusia y Turquía, que apoyan a bandos distintos en el conflicto, alcanzaron en marzo un acuerdo de alto el fuego para reducir los combates en la zona. Ambos países alcanzaron en 2018 en Sochi un acuerdo para crear una zona desmilitarizada en Idlib para impedir una ofensiva del Ejército contra la provincia.

La provincia de Idlib y varias zonas de las de Alepo y Hama se encuentran en manos de varios grupos armados, el más importante de los cuales es Hayat Tahrir al Sham (HTS). El Gobierno de Siria, apoyado militarmente por Rusia, ha defendido que la ofensiva es parte de su lucha contra el terrorismo en el país.

Durante la jornada, al menos dos civiles han muerto y cinco han resultado heridos en una serie de ataques ejecutados por las fuerzas gubernamentales en el área de Yabal al Zauiya, situada en el sur de la provincia, tal y como ha resaltado el Observatorio a través de su página web.

FOSA COMÚN EN ALEPO

Por otra parte, fuentes citadas por el Observatorio han asegurado que las fuerzas apoyadas por Turquía han hallado este miércoles una fosa común en la ciudad de Azaz, situada al norte de Alepo, y han agregado que contendría los cuerpos de personas ejecutadas por el grupo yihadista Estado Islámico.

Estas fuentes han detallado que la fosa ha sido localizada cerca de un puesto control de una unidad respaldada por Ankara después del hallazgo de un cuerpo enterrado en el lugar. Las investigaciones han permitido ubicar otros seis cadáveres.

Asimismo, han manifestado que las operaciones continúan en la zona ante las sospechas de que la fosa común pueda contener más cuerpos, si bien por el momento no hay más detalles al respecto.

La noticia ha salido a la luz un día después de la exhumación de los cuerpos de 26 personas ejecutadas por Estado Islámico en la provincia de Deir Ezzor (este). Las víctimas eran miembros de la tribu Al Shaitat, que en 2014 se enfrentó a los yihadistas por el control de sus áreas y en rechazo a sus prácticas.

Estado Islámico cometió en agosto de ese año una matanza de alrededor de 900 integrantes de esta tribu árabe. Decenas de cadáveres han sido recuperados desde entonces en varias fosas comunes localizadas en la provincia.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) anunciaron el 23 de marzo de 2019 la toma de Baghuz y la caída del conocido como califato territorial de Estado Islámico, que ya no controla ninguna zona en Siria e Irak, donde fue derrotado en diciembre de 2017.

Sin embargo, el grupo ha incrementado sus ataques durante los últimos meses, especialmente en el triángulo que conforman las fronteras de las provincias de Alepo, Hama y Raqqa, lo que ha provocado que el Ejército de Rusia haya aumentado igualmente sus bombardeos en apoyo a las tropas gubernamentales.

Para leer más