Erdogan describe como "sospechosa" la muerte del expresidente de Egipto Mohamed Mursi

Publicado 18/06/2019 21:15:13CET
TURKISH PRESIDENCY/DPA - Archivo

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha descrito este martes como "sospechosa" la muerte del expresidente egipcio Mohamed Mursi tras comparecer ante un tribunal del país árabe, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

"Fuera una muerte normal o hubiera otros elementos implicados, fue sospechosa. Personalmente, no creo que fuera una muerte normal", ha dicho, durante un rezo celebrado en la ciudad de Estambul en honor a Mursi.

Erdogan fue el primer dirigente internacional en reaccionar a la muerte de Mursi, al que apoyó durante su periodo al frente de Egipto, y recordó que el actual mandatario, Abdelfatá al Sisi, accedió al poder tras derrocar a Mursi en un golpe de Estado en 2013.

"Desgraciadamente, el incidente ha ocurrido en la sala del tribunal. En primer lugar, pido misericordia a Dios por Mursi, nuestro hermano martirizado", dijo. Asimismo, criticó a los países occidentales por "callar" ante las ejecuciones llevadas a cabo en Egipto desde que Al Sisi está en el poder.

"Los estados miembro de la UE, que prohíben las ejecuciones, desgraciadamente aceptaron una invitación del asesino Al Sisi para una reunión en Egipto", apuntó el mandatario turco, que ha calificado a los países europeos de "hipócritas".

Durante la jornada de este martes se han celebrado ceremonias en recuerdo a Mursi en varias ciudades de Turquía, entre ellas Estambul y la capital, Ankara, en las que han participado cientos de personas.

Algunos de los presentes han portado pancartas en las que se podía leer 'Los golpes serán derrotados, el movimiento islámico ganará' y 'La causa islámica es inmortal'.

Mursi, de 67 años, se convirtió en 2012 en el primer presidente electo del país, después de imponerse en los comicios celebrados tras la caída de Hosni Mubarak un año antes, y fue derrocado en 2013 en un golpe de Estado militar.

Tras su salida del cargo, fue detenido y juzgado por numerosos casos --en uno de ellos llegó a ser condenado a muerte-- que él rechazó y describió como una campaña política en su contra.

Mursi tenía al menos seis causas pendientes y llevaba casi seis años en la cárcel por casos como el que le implica en la muerte de manifestantes durante las protestas opositoras. Además, fue condenado a cadena perpetua por espionaje vinculado con Qatar. En su periodo en prisión, sólo se le han permitido tres visitas familiares.

Para leer más