Un escritor cubano acusa a los medios de comunicación extranjeros de silenciar a los blogueros revolucionarios

Actualizado 10/05/2013 19:07:46 CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El escritor y bloguero cubano Iroel Sánchez Espinosa, miembro del Comité Internacional del Encuentro Mundial de Blogueros y de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), ha denunciado este viernes durante la presentación en Madrid de su libro 'Sospechas y disidencias' el aislamiento que sufren los blogueros cubanos revolucionarios por parte de los grandes medios de comunicación extranjeros que, por el contrario, realizan un gran seguimiento de los blogs de los disidentes cubanos.

"En Cuba los blogueros opositores tienen dinero para conectarse a Internet en los hoteles. Sus amigos estadounidenses y europeos les pagan los ordenadores portátiles y la banda ancha y les galardonan con premios que incluyen viajes y fondos millonarios. En cambio, los blogueros que, desde su propia iniciativa y sin escribir al dictado de nadie, defienden la revolución y denuncian las mentiras que contra ella se hacen circular en todo el mundo, comprueban cómo son silenciados por los grandes medios de comunicación extranjeros", ha declarado Sánchez.

El libro 'Sospechas y disidencias, una mirada cubana en la red', presentado este viernes en la Casa de América de Madrid, recopila los textos escritos en los últimos años por Sánchez en el blog 'La pupila insomne, un bitácora humana en Internet', un portal que el autor ha definido como "una revolución dentro de la revolución cubana".

Con esta publicación, el escritor pretende poner de relieve la manipulación llevada a cabo por los medios de masas extranjeros con respecto a la situación política cubana, además de denunciar el aislamiento mediático que sufren los blogueros revolucionarios a nivel internacional.

Al acto de presentación del libro, en el que han participado como ponentes invitados la doctora Ángeles Diez Rodríguez, profesora de Ciencias Políticas y de Sociología de la Universidad Compluntse de Madrid, y el doctor Carlos Fernández Liria, profesor titular de Filosofía del mismo centro, ha asistido, entre otros, el embajador de Cuba en España, Alejandro González Galiano, y el actor español Willy Toledo.

"CUBA ES EL PUNTO DE PARTIDA"

"Iroel cuestiona lo que nos venden como noticia y demuestra, apoyándose en investigaciones, que lo que nos venden como noticia es, en la mayoría de los casos, opinión", ha afirmado Díez. "Este libro demuestra que existe una guerra mediática con una intencionalidad y una estrategia definida, que cuenta con unos recursos y un lenguaje propio que la avalan", ha detallado la profesora. "Lo más importante es que, tal y como se apunta en el texto, existen armas para vencer esta guerra mediática", ha subrayado.

"Tras realizar una magnífica labor de investigación para desenmascarar a los medios, el autor nos señala los olvidos y censuras llevadas a cabo por las grandes empresas de comunicación", ha añadido. "Iroel se permite el lujo y el deber de hacer preguntas incómodas al lector", ha concluido.

El profesor Fernández Liria, por su parte, ha apoyado el escrito de Sánchez realizando un paralelismo entre la realidad cubana y la española. "Cuba nos señala el punto de partida a partir del cual hay que pensar los problemas. Ellos están saliendo ahora de la situación en la que nosotros estamos entrando", ha afirmado Fernández, aludiendo a la crisis económica que sufre España. "Cuba tiene la enorme responsabilidad de iluminarnos un poco", ha añadido.

"Las autoridades cubanas tienen muchos problemas pendientes de resolver, por supuesto, pero son problemas que se pueden discutir. Nosotros, en cambio, vivimos en una economía delirante y en esa circunstancia es imposible discutir. Nuestro problema no es la economía, como pueda ser en Cuba, sino el sistema económico", ha destacado.

"Cuba puede ser poco productiva a nivel económico, pero nosotros hemos sido tan productivos que, tras el boom inmobiliario, nos encontramos con miles de viviendas vacías por un lado y miles de familias desahuciadas por otro. Cuba puede tener censura, pero nosotros tenemos algo peor que la censura porque, dentro de poco, todos los periodistas que podrían ser censurados estarán en el paro", ha lamentado el profesor.