Estado Islámico reivindica el atentado que ha matado a cinco soldados yemeníes y asegura que el ataque prosigue

Actualizado 05/11/2017 12:55:33 CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización terrorista Estado Islámico ha asumido la responsabilidad del atentado con coche bomba perpetrado esta mañana contra la sede del cuartel general del Ejército en la ciudad yemení de Adén, sede del Gobierno reconocido, que ha costado las vidas de cinco soldados.

El coche bomba, que conducía un terrorista suicida, hizo explosión al paso de un convoy en el que viajaba el jefe del Ejército en la ciudad, el general Chalal Chae, que escapó ileso y ha conseguido entrar en el recinto.

Los yihadistas aseguran que el ataque prosigue y sostienen que tras el atentado varios hombres armados atacaron a las fuerzas de seguridad apostadas en el cuartel, situado en el barrio de Jor Maksar.

En el comunicado, Estado Islámico informa de que medio centenar de militares yemeníes han muerto o han resultado heridos hasta ahora en el ataque, aunque la organización yihadista se caracteriza por inflar asiduamente el balance de víctimas por motivos propagandísticos.