El estado más poblado de Australia eliminará un programa educativo financiado por China

Publicado 23/08/2019 6:30:38CET

SÍDNEY, 23 Ago. (Reuters/EP) -

El estado más poblado de Australia ha informado de que eliminará un programa educativo financiado por China que enseña mandarín en las escuelas en medio de los temores sobre la posible interferencia extranjera.

El programa del Instituto Confucio, administrado por la agencia gubernamental china Hanban, enseña el idioma oficial de China en 13 escuelas públicas de Nueva Gales del Sur.*
Sin embargo, el Gobierno del estado ha afirmado que en un comunicado emitido este jueves por la noche que, si bien no ha hallado pruebas específicas de interferencia, no era apropiado que el programa continuara.

"La revisión encontró, sin embargo, una serie de factores específicos que podrían dar lugar a la percepción de que el Instituto Confucio está o podría estar facilitando una interferencia extranjera inapropiada del departamento", ha recalcado.

EL informe del Gobierno ha afirmado que Nueva Gales del Sur era el único Gobierno estatal en el mundo que tenía dicho programa y que el acuerdo también colocaba a los señalados por el Gobierno de China dentro del departamento de educación del estado.

La ministra de Educación de Nueva Gales del Sur, Sarah Mitchell, ha asegurado que el programa sería reemplazado por clases de mandarín dirigidas por el Gobierno estatal.

En los últimos años, Australia ha tratado de aumentar la enseñanza del mandarín en las escuelas en un intento por fortalecer los lazos con su mayor socio comercial.

La retirada del programa se produce en medio de una mayor preocupación por las actividades chinas en Australia y la región vecina del Pacífico y una agresión de las relaciones en los últimos años.

En 2017, el entonces primer ministro Malcolm Turnbull acusó a China de entrometerse en los asuntos internos de Australia, algo que Pekín niega.

Australia empeoró aún más su relación con China en 2018 cuando prohibió al gigante tecnológico Huawei suministrar equipos para una red móvil 5G, citando riesgos de seguridad nacional.

China criticó ese movimiento que aseguró que estaba motivado políticamente e instó a Australia a abandonar lo que describió como una mentalidad de la Guerra Fría.

Para leer más