Publicado 29/11/2021 09:21CET

Etiopía anuncia la toma de una localidad en la región de Afar tras combates con el TPLF

Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

El Ejército etíope rechaza las acusaciones de Sudán sobre un ataque en frontera

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Etiopía se han hecho en las últimas horas con el control de la localidad de Chifra, situada en la región de Afar, en el marco de los combates de las últimas semanas contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF).

Según las informaciones facilitadas por la cadena de televisión etíope EBC, la localidad, considerada de importancia estratégica y ubicada cerca de la frontera con la región de Amhara, ha sido tomada en una ofensiva conjunta del Ejército y las fuerzas especiales de Afar.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, ha asegurado en las últimas horas que cumplirá su promesa de liderar los avances de las fuerzas de seguridad y ha recalcado que las fuerzas gubernamentales avanzan hacia Bati y Kombolcha, tal y como ha recogido la cadena de televisión Fana.

El propio Abiy anunció el viernes que el Ejército había arrebatado al TPLF el control de la localidad de Asagita, en la región de Afar, en su primera comparecencia desde el frente tras anunciar días antes que se desplazaría al campo de batalla para encabezar las operaciones militares.

Sin embargo, el TPLF se mostró escéptico sobre el anuncio de Abiy, que delegó la semana pasada sus funciones en su vice primer ministro, Demeke Mekonnen, tras desplazarse sobre el terreno, y aseguró que el grupo "no tiene ni idea de a cargo de qué frente está".

Abiy, que fue galardonado en 2019 con el Premio Nobel de la Paz por el acuerdo de paz con Eritrea, había afirmado a última hora del lunes que se uniría al Ejército para defender al país "de los enemigos internos y externos", al tiempo que hizo un llamamiento a los etíopes para que se unan a las Fuerzas Armadas para hacer frente a los avances del TPLF.

El conflicto en Etiopía comenzó el 4 de noviembre de 2020 cuando Abiy ordenó una ofensiva militar en represalia por el ataque a la base del Ejército en Mekelle tras meses de tensiones entre el TPLF y el Gobierno central en torno al aplazamiento de las parlamentarias, finalmente celebradas en junio y en las que Abiy logró una victoria aplastante ante los llamamientos al boicot y la falta de votación en varias zonas --entre ellas Tigray-- por la inseguridad.

Sin embargo, el TPLF logró importantes avances en junio que le permitieron recuperar Mekelle, tras lo que Abiy anunció un alto el fuego unilateral citando motivos humanitarios, rechazado por el grupo, que expandió su ofensiva a las adyacentes regiones de Amhara y Afar, haciendo temer una propagación de la guerra al resto del país.

RECHAZA LAS ACUSACIONES DE SUDÁN

En otro orden de cosas, el jefe del Ejército etíope, Birhanu Jula, ha rechazado las acusaciones de Sudán sobre la muerte de varios de sus militares en un ataque por parte de las tropas de Adís Abeba en la frontera, según ha recogido la cadena de televisión ESAT TV.

Birhanu ha hecho hincapié en que no hay motivos para atacar Sudán y ha agregado que el país "no está en posición" de llevar a cabo este tipo de acciones ofensivas contra el país vecino en medio de los combates contra el TPLF, al tiempo que ha apostado por el diálogo para resolver las tensiones.

Ambos países han protagonizado desde 2020 un aumento de las tensiones en torno a la soberanía sobre una zona en la frontera. Ya en febrero el Gobierno etíope criticó el "comportamiento provocador" de Sudán y advirtió de que un conflicto "sólo causará daños colaterales colosales y pondrá en peligro el bienestar" de ambos países.

Los gobiernos de ambos países empezaron a finales de 2020 los trabajos sobre la demarcación de su frontera tras los incidentes, que giran en torno a la presencia de agricultores etíopes en territorio sudanés, un hecho que fue tolerado de forma tácita por el expresidente Omar Hasán al Bashir.

Las autoridades sudanesas surgidas del acuerdo tras el golpe de Estado que derrocó en abril de 2019 a Al Bashir ya mantenían una postura diferente y reclamaban la salida de la zona de estos agricultores, lo que ha provocó hace ya meses un incremento de las tensiones con las autoridades etíopes.

Para leer más