Actualizado 31/12/2015 15:47:12 +00:00 CET

Europa afronta la Nochevieja con importantes medidas de seguridad

Policía en Berlín
HANNIBAL HANSCHKE / REUTERS

PARÍS/BRUSELAS, 31 Dic. (Reuters/EP) -

El miedo a un posible atentado en las celebraciones de Nochevieja y Año Nuevo está marcando los preparativos de seguridad en las principales ciudades europeas, con soldados en las calles de París, policías muy presentes en la Puerta de Brandeburgo y la plaza Roja de Moscú vacía.

En Bélgica, la Fiscalía ha informado de la detención de un décimo sospechoso por los atentados del pasado 13 de noviembre en París en los que murieron 130 personas en una acción reivindicada por el Estado Islámico.

Otras seis personas fueron detenidas en una investigación que ha permitido frustrar un atentado en Bruselas el día de Nochevieja y dos más fueron arrestadas esta semana por motivos similares, lo que ha llevado a cancelar las celebraciones de Nochevieja y el tradicional lanzamiento de fuegos artificiales, que el año pasado reunió a unas 100.000 personas.

"No podemos garantizar el control de todo el mundo", argumentó el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur. "Hay operaciones en marcha (...) parecía lo mejor no asumir riesgos", dijo.

En Rusia las autoridades han cerrado la plaza Roja, epicentro tradicional de las celebraciones, aunque el motivo oficial es la preparación del concierto de Año Nuevo. La cadena de televisión que emitirá el concierto ha desmentido esta postura, lo que ha disparado las especulaciones sobre el miedo a un atentado.

Rusia comenzó a bombardear a los grupos insurgentes sirios el pasado 30 de septiembre, lo que ha reforzado notablemente la posición del presidente sirio, Bashar al Assad. Un mes después, un avión ruso se estrelló en Egipto y murieron 224 personas en lo que el Estado Islámico reivindica como un atentado.

MILITARES EN PARÍS

En París, tras los atentados del 13 de noviembre y el ataque contra la revista satírica 'Charlie Hebdo', la ciudad afronta el fin de año en "una atmósfera de sobriedad y solidaridad", en palabras de la alcaldesa, la gaditana Anne Hidalgo. El espectáculo de luces del Arco del Triunfo será más corto que en otras ocasiones y se ha cancelado el lanzamiento de fuegos artificiales.

En medio de esta atmósfera de miedo, el pasado 26 de diciembre, la Policía de Viena informó de que un servicio secreto "amigo" les había advertido de la posibilidad de atentados con armas de fuego o bombas antes de Año Nuevo.

Sin embargo, muchos europeos se disponen a celebrar la Nochevieja y el Año Nuevo, aunque tendrán que afrontar medidas de seguridad más estrictas. En la Puerta de Brandeburgo de Berlín se espera que más de un millón de personas se reúnan para ver los fuegos artificiales que comenzarán a medianoche. Se ha desplegado 150 agentes de policía adicionales en este lugar, según ha informado un portavoz policial, y no se permitirá la entrada de bolsas ni mochilas.

En el centro de Londres habrá unos 3.000 policías de guardia y se ha incrementado el número de agentes con armas de fuego, lejos del tradicional icono del 'bobby' solo con porra.

En Italia habrá más de un 30 por ciento más de agentes de servicio que el año pasado en todo el país "no porque sea Año Nuevo, sino por lo que ocurrió el 13 de noviembre en París". La seguridad será mayor en el concierto de Año Nuevo programado en el Coliseo de Roma y al igual que en el concierto de la plaza del Duomo de Milán, donde hay vallas, corredores de seguridad, controles y patrullas. También se han prohibido los petardos y fuegos artificiales y las botellas de vidrio.

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Detenido en Villa del Prado por vender droga desde su tienda a jóvenes en las inmediaciones de un colegio

  2. 2

    Doloroso último adiós a Humberto Janeiro con dos sonadas ausencias

  3. 3

    Transforman agua de mar en agua potable segura y limpia en menos de 30 minutos usando luz solar

  4. 4

    Defensa prepara una mejora de los sueldos de militares, pero lejos de las aspiraciones de las asociaciones

  5. 5

    Los Reyes, Leonor y Sofía, aclamados en su visita a uno de los barrios más desfavorecidos de Palma de Mallorca