El ex presidente armenio Robert Kocharyan asegura que la oposición se está organizando contra el nuevo Gobierno

Armenia.- El ex presidente Robert Kocharyan avisa de que la oposición se está organizando contra el nuevo Gobierno
REUTERS / DAVID MDZINARISHVILI - Archivo
Publicado 08/05/2019 16:07:22CET

TIFLIS, 8 May. (Reuters/EP) -

El ex presidente armenio Robert Kocharyan, encarcelado desde el año pasado, ha indicado que las fuerzas opositoras se están congregando para desafiar al nuevo Gobierno de la nación centroasiática.

Kocharyan, de 64 años, fue presidente entre 1998 y 2008. Fue detenido el pasado mes de julio acusado de actuar ilegalmente por el estado de emergencia declarado en marzo de 2008 en respuesta a la crisis electoral. Al menos diez personas murieron en los enfrentamientos entre policías y manifestantes.

La detención de Kocharyan, a quien los críticos reprochan la reducción del espacio democrático en Armenia, se produjo en el marco de las protestas pacíficas que acabaron con la Presidencia de su sucesor, Serzh Sarksyan, y catapultaron al líder opositor Nikol Pashinyan al cargo de primer ministro.

El ex mandatario ha negado, en una entrevista concedida a Reuters desde la cárcel donde está recluido, los cargos que se le imputan acusando al Gobierno de Pashinyan de aplicar arbitrariamente la ley para mantenerle encarcelado.

El primer ministro, que ascendió al cargo en mayo, ha reforzado su autoridad y la de su partido político con su contundente victoria en las elecciones parlamentarias de diciembre.

El ex presidente ha restado importancia a la tendencia ascendente de Pashinyan, asegurando que "este proceso conducirá ciertamente a la creación de una fuerza política poderosa capaz de desafiar a las autoridades muy pronto".

Interrogado en un cuestionario escrito sobre si se implicará personalmente en esta emergente oposición, ha contestado: "Sí, por supuesto".

Sobre la ola de manifestaciones del año pasado, Kocharyan ha considerado que fueron fruto "del descontento acumulado en la sociedad y el deseo de cambio".

"No las llamaría revolución porque básicamente nada ha cambiado en el país, excepto por la aparente hostilidad compartida en la sociedad y el populismo en los líderes", ha indicado.

Además, ha defendido su decisión de declarar el estado de emergencia por las protestas electorales de 2008, recordando que logró recuperar el orden público. "No hacerlo habría supuesto una inacción oficial", ha apuntado.

Contador

Para leer más