Publicado 20/08/2015 18:58CET

El exlíder cesado del partido gobernante sobrevive a una votación parlamentaria

RANGÚN, 20 Ago. (Reuters/EP) -

El destituido jefe del partido gobernante de Birmania, Shwe Mann, ha superado una prueba decisiva este jueves, cuando los diputados han acordado suspender el debate de un polémico proyecto de ley que podría precipitar su caída en medio de la mayor agitación política desde el final del régimen militar.

"Ha estado muy cerca. Probablemente ha sido la segunda o la tercera vez que el Parlamento de Birmania ha estado tan dividido. Es extremadamente raro", ha afirmado un diputado de la formación gobernante, el Partido de la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo (USDP, en sus siglas en inglés), Win Oo, que habló a favor de suspender el proyecto de ley.

La votación ha subrayado el apoyo del Parlamento a Shwe Mann, quien fue destituido dramáticamente la semana pasada como jefe del USDP, por el presidente birmano, Thein Sein, aunque Shwe Mann permanece como presidente de la Cámara Baja.

"Los resultados muestran que hay más partidarios de Shwe Mann en el Parlamento y que muchos están entre los diputados del USDP", ha dicho Sithu Aung Myint, un analista político. "Debería desilusionar a los opositores de Shwe Mann", ha añadido.

Después de la destitución de Shwe Mann y de la purga de su facción del comité ejecutivo del partido, la comisión electoral de Birmania solicitó al presidente del Parlamento convocar una votación para un proyecto de ley que ponía en marcha disposiciones que permitían cesar a un diputado.

Según el proyecto de ley, los diputados podrían perder sus escaños si un uno por ciento de los electores del Parlamento firmaba una petición para destituirlos y si la comisión electoral determinaba que la queja contra ellos estaba justificada.

Shwe Mann, que sigue siendo miembro del USDP, se enfrenta a tal petición de sus electores por apoyar en junio proyectos para enmendar la Constitución y limitar el papel del Ejército en la política.

El exgeneral todavía se enfrenta a un futuro político incierto debido a su rivalidad con el presidente, que llegó al punto culminante la semana pasada, cuando unos camiones de seguridad acordonaron la sede del USDP.

DE CARA A LAS ELECCIONES

Los diputados han pospuesto este jueves el debate sobre el proyecto de ley hasta la próxima sesión parlamentaria, la cual tendrá lugar después de unas elecciones que se espera que gane la líder opositora Aung San Suu Kyi, de la Liga Nacional para la Democracia.

La premio Nobel Suu Kyi ha asegurado esta semana que el proyecto de ley era "ridículo", argumentado que el umbral para destituir a un diputado debería estar alrededor del 20 por ciento de los electores.

El comandante del Ejército de Birmania ha reiterado la necesidad de que el estamento militar mantenga su poderoso papel en la política, pero ha aclarado que aceptará los resultados de las históricas elecciones del 8 de noviembre, en un comentario este jueves de su página de Facebook.

La Constitución reserva el 25 por ciento de los escaños en el Parlamento para las autoridades militares elegidas. "Las elecciones libres y justas también son mi aspiración", ha afirmado el general Min Aung Hlaing, añadiendo que el Ejército respetará la ley.

Birmania ha experimentado un período de rápidas reformas desde que la junta militar gobernante cediera el poder a un Gobierno casi civil en 2011.

Para leer más