Los familiares de los 'normalistas' señalan al Gobierno mexicano como culpable del 'caso Iguala'

Actualizado 27/09/2015 2:33:28 CET

MÉXICO DF, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los familiares de los 43 'normalistas' de Ayotzinapa, desaparecidos hace este sábado un año, han señalado al Gobierno mexicano como el responsable del 'caso Iguala', y de hecho uno de los padres de los estudiantes ha tildado al Ejecutivo de "asesino" y "corrupto" en el discurso que ponía fin a la manifestación que ha recorrido el centro de la capital mexicana.

En esta misma línea, Felipe de la Cruz, otro de los familiares de los jóvenes desaparecidos, ha asegurado que el Ejecutivo de Enrique Peña Nieto ha sido cómplice de lo ocurrido el 26 de septiembre de 2014, cuando 43 estudiantes de magisterio desaparecieron, tras haber sido retenidos por la Policía Municipal de Iguala, un municipio del estado de Guerrero.

"El Gobierno de Peña Nieto es cómplice de lo ocurrido. Vamos a seguir luchando porque si hoy nosotros nos callamos, ellos ganan ¡Esta pesadilla no tiene que volver a repetirse jamás!", ha asegurado De la Cruz, al término de la multitudinaria manifestación que llevaba por nombre 'Marcha de la Indignación'.

Una protesta que no ha podido comenzar en el lugar en el que estaba convocada, la residencia oficial del presidente de Gobierno, Los Pinos, debido a que una gran cantidad de policías antidisturbios ha cortado los accesos.

A pesar de que la lluvia ha acompañado a la manifestación durante buena parte del recorrido, una multitud de mexicanos ha salido este sábado a la calle para clamar Justicia por este caso y arropar a los familiares de los desaparecidos, que realizaron el recorrido entre gritos de '¡No están solos!'.

"La naturaleza ha querido que hoy lloviese, como ocurrió cuando nuestros hijos fueron secuestrados. A muchos de nosotros, el 26 de septiembre nos cambió la vida y gracias a ustedes (hace referencia a los manifestantes) nos hemos mantenido firmes, en pie, nos han dado amor y esperanza", ha señalado Emiliano Navarrete.

Una manifestación que ha durado seis horas y en la que los padres de los 'normalistas' han querido rememorar lo ocurrido y criticar la versión de los hechos que ha dado el Gobierno mexicano. El Ejecutivo aseguró que los jóvenes fueron entregados por la Policía al crimen organizado, quienes los asesinaron y calcinaron en el basurero de Cocula, una localidad cercana a Iguala, para posteriormente tirar las cenizas a un río cercano.

Los padres de los 'normalistas' han cuestionado la versión oficial, como días atrás hicieron organizaciones internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA). De hecho, aseguran que mantienen las mismas exigencias que hace un año: esclarecimiento de lo ocurrido y castigo a los culpables.

"Antes del 26 de septiembre creía que el ignorante era yo por no tener estudios. Ahora me doy cuenta que el ignorante es el Gobierno que reprime a sus propios estudiantes", ha destacado Navarrete.

La OEA aseguró en su informe que no hay pruebas para asegurar que los cuerpos de los estudiantes fueron calcinados en el cementerio de Cocula, ya que "no hay evidencias que indiquen la presencia de un fuego de la magnitud de una pira para la cremación de inclusive un solo cuerpo".

"Estamos llenos de coraje e indignación porque sabemos que este Gobierno no está para servir al pueblo, sino para golpearlo. Este Gobierno maltrata a los estudiantes y ha despojado al pueblo de sus derechos morales, económicos y sociales", ha destacado Melitón Ortega, representante de los familiares de los desaparecidos, en declaraciones a Europa Press.

"Este curso nos faltan 43 estudiantes, 43 compañeros, 43 hermanos, pero mantenemos la esperanza porque la versión que dio la Procuraduría General de la República (PGR) --Fiscalía-- está llena de mentiras. Mientras no se presenten pruebas científicas que nos demuestren que nuestros compañeros están muertos, seguiremos creyendo que están vivos", ha asegurado a Europa Press uno de los estudiantes que consiguió escapar de la Policía la noche del 26 de septiembre y que prefiere no revelar su nombre.

Las protestas por el aniversario de la desaparición de los 'normalistas' de Ayotzinapa comenzaron este miércoles cuando los familiares de los desaparecidos iniciaron un ayuno de 43 horas en la plaza del Zócalo de México DF, el centro por excelencia de la capital.