Publicado 07/07/2016 23:55CET

Las FFAA no "abandonarán" su ofensiva para que los espacios de las FARC no sean ocupados por otros

BOGOTÁ, 7 Jul. (Reuters/EP) -

El jefe del Ejército, el general Alberto José Mejía, ha aclarado que los militares no "abandonarán" su ofensiva una vez firmado el acuerdo de paz para impedir que los espacios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sean ocupados por otros grupos ilegales.

"Nosotros no vamos a abandonar las regiones, no vamos a permitir los denominados espacios no gobernados, no vamos a permitir que en zonas de las que salen FARC llegue otro actor violento", ha dicho en una entrevista concedida a Reuters.

Mejía ha explicado que, con la firma del acuerdo final entre el Gobierno y las FARC, comenzará una fase --"de una década o más"-- para "la conquista de la paz" en la que "van a continuar los combates contra aquellos que no se han acogido al proceso".

Entre las posibles amenazas a la también llamada etapa del postconflicto, ha mencionado a la posible disidencia de las FARC, al Ejército de Liberación Nacional (ELN) --si finalmente no prospera el diálogo de paz con esta guerrilla-- y al crimen organizado, concretamente el narcotráfico.

Sin embargo, pese a la continuidad de los enfrentamientos, Mejía ha asegurado que "la población, especialmente en las regiones apartadas y de frontera, se va a sentir liberada de este yugo que hasta el momento han presentado las FARC sobre el pueblo colombiano".

A este respecto ha augurado que se reducirán las amenazas, las extorsiones, los secuestros y los reclutamientos forzados y que comenzará el desminado, a cargo de dos brigadas especiales con 10.000 efectivos con el objetivo de limpiar selvas y montañas a más tardar en 2021.

Mejía ha incidido en que "el desminado humanitario se convierte en uno los esfuerzos principales del Ejército" porque Colombia es unos de los países con más víctimas por explosiones de minas después de Afganistán y Camboya, de acuerdo con Naciones Unidas. Desde 1990 se han registrado 33.894 accidentes, con un saldo de 2.257 muertos y 9.169 heridos.

Gobierno y FARC negocian desde 2012 una agenda de paz de seis puntos para poner fin a una guerra de más de medio siglo. Ya han cerrado cuatro acuerdos --desarrollo agrario y rural, participación política, drogas y víctimas-- pero aún faltan los relativos al fin del conflicto y a la refrendación, implementación y verificación de lo pactado.