Publicado 22/06/2020 21:55:13 +02:00CET

La FICR abre dos hospitales de campaña en Cox's Bazar ante el "alarmante y creciente" número de casos de coronavirus

Niños refugiados rohingyas en Bangladesh
Niños refugiados rohingyas en Bangladesh - 2019 GETTY IMAGES / ALLISON JOYCE - Archivo

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha anunciado este lunes la apertura de otros dos hospitales de campaña en la ciudad bangladeshí de Cox's Bazar ante el "alarmante y creciente" número de casos de coronavirus en la ciudad y los campamentos de refugiados rohingyas situados en la misma.

El organismo ha indicado en un comunicado que los hospitales de campaña tendrán como objetivo aislar y dar tratamiento a los pacientes ante el "creciente agujero en atención médica crítica necesaria para evitar la propagación de la COVID-19 y una cantidad masiva de muertes en los mayores campamentos para desplazados del mundo".

La FICR ha indicado que hasta el mundo han sido confirmados más de 1.500 casos en la región de Cox's Bazar, incluidos 37 contagios y tres fallecidos en los "abarrotados" campamentos, antes de agregar que esto supone "una inmensa presión sobre los existentes hospitales públicos y las instalaciones sanitarias levantadas por las agencias internacionales de ayuda".

El presidente de la Operación de Movimiento de Población de la Media Luna Roja de Bangladesh en la ciudad, Alí Nasim Jalliluzamán, ha manifestado que el alcance de la pandemia podría no ser aún conocido debido a las limitadas pruebas realizadas hasta la fecha.

"Las condiciones de vida de extremo abarrotamiento, la existencia de enfermedades crónicas, lo básico de las instalaciones sanitarias y de higiene y el acceso limitado al sistema de salud hacen que las comunidades de desplazados en Cox's Bazar sean extremadamente vulnerables al virus", ha explicado.

En el área de Cox's Bazar viven cerca de 1,24 millones de personas, incluidas más de 900.000 que residen en los campamentos de refugiados, lo que había provocado una gran presión sobre el sistema de salud en la zona ya antes de la pandemia.

En este sentido, el director de la oficina de la FICR en la ciudad, Sanjeev Kumar Kafley, ha destacado que los dos nuevos hospitales de campaña "son un paso" para hacer frente a la situación pero ha incidido en que "es importante recordar que la COVID-19 no es la única emergencia sanitaria para las personas que viven en estos campamentos".

"Si bien el virus está emergiendo como una amenaza masiva para las personas que viven en los campamentos, sigue habiendo elevados niveles de diarrea mortal, infecciones respiratorias graves y sarampión", ha detallado, al tiempo que ha añadido que "estas comunidades necesitan ahora más ayuda que nunca, algo que sólo puede lograrse a través de un esfuerzo unificado entre las agencias nacionales, las organizaciones humanitarias y la comunidad internacional".

Los rohingyas son una minoría étnica de fe musulmana que se concentra en el estado birmano Rajine. Birmania les considera descendientes de inmigrantes ilegales procedentes de Bangladesh y no les reconoce como ciudadanos, privándoles con ello de derechos básicos.

La persecución que, según denuncian, sufren en Birmania les ha empujado tradicionalmente a Bangladesh, donde hay más de un millón de rohingyas. En agosto de 2017, el Gobierno birmano lanzó una campaña militar en respuesta a ataques de insurgentes rohingyas que llevó a la ONU a denunciar una posible "limpieza étnica".

Contador